domingo, 4 de julio de 2010

La hacienda de Puentecillas en Guanajuato, Guanajuato.

Siempre que se habla de Guanajuato se piensa de la señorial ciudad, de sus palacios, de las calles angostas, callejones que suben y bajan y que van serpenteando por las lomas formando una traza urbana de lo más caprichoso. Hay quien relaciona Guanajuato con las medievales calles de los pueblos castellanos, pero no imaginan que a pocos kilómetros de todo eso funcionaron estupendas haciendas, como la que hoy nos ocupa: Puentecillas.


Ubicada en lo que fue el camino real que partía de Salamanca rumbo a Temascatío para luego continuar a Jiripitío, de allí a la Hacienda de Burras y La Purísima, llegamos luego a Puentecillas para darnos cuenta de que no queda mucho de la casa grande de esta hacienda y para descubrir una caja de agua que, sin duda, habrá sido una maravilla cuando estuvo en pleno uso.


Las cajas de agua eran unas especies de represas, para contener allí el líquido. Recordemos que la ciudad de Guanajuato padeció durante siglos tremendas inundaciones pues se encontraba precisamente en la bajada de todos los arroyos de la Sierra de Guanajuato y de la de Santa Rosa. Alguno de esos arroyos continuaba bajando para llegar a Puentencillas y era allí en donde se capturaba el agua en la caja que para ello fue construida.


“Puentecillas fue la última parada del cura Miguel Hidalgo antes de tomar la Alhóndiga de Granaditas. Bernardo Aguirre recuerda que ahí, en la entrada de la casa donde ahora vive, existía un sitio llamado El Paraje, donde se conserva aún la estructura de un pozo, del que según la historia, Hidalgo y sus hombres dieron de beber a sus caballos. En ese entonces, Puentecillas era una sola propiedad que llegaba del sitio donde ahora se encuentra el monumento de El Pípila hasta la planta de General Motors en Silao. Todas las comunidades a los alrededores pertenecían a Puentecillas.


Hace 200 años, las tierras que pertenecieron a la familia Rubio, fueron dividas en dos: Cuevas y Puentecillas, para heredarlas a dos hermanos. “Cuevas se pierde en un juego de cartas y el otro hermano conserva Puentecillas”, comenta Aguirre, al tiempo que destaca la riqueza de la hacienda, de la cual, su abuelo fue mayordomo.


Bernardo comentó que su abuelo rescató la propiedad en la que ahora vive él con su familia, para después comprar a otra generación de descendientes de don Francisco Rubio”. (1)


Continúo caminando y me sigo sorprendiendo, estoy atravesando lo que fuera la Caja de Agua, veo como había unas portezuelas que eran las que controlaban la salida del agua, veo los escalones por los que se podía bajar a la caja, seguramente para darle mantenimiento. Veo que en algunas partes ya están trozados los muros de la caja para dar paso a un camino vecinal que conduce a las parcelas en que fue dividida, luego del reparto agrario, esta parte de la enorme propiedad que tuvo la Hacienda de Puentecillas, pero ¿Qué era exactamente una Caja de Agua?


Para entender mejor el concepto recurro a las memorias del Onceavo Congreso Nacional de Irrigación: “El Entarquinamiento mediante cajas de agua en México data de finales del siglo XVII, pero su utilización a partir del siglo XVIII, fue el sistema que permitió incrementar la frontera agrícola, en varias regiones del país donde el agua fue un recurso limitado, y en particular contribuyo al desarrollo agrícola del Bajío mexicano del siglo XVIII; XIX y principios del XX a través de las haciendas productoras de trigo aquí establecidas, quienes desarrollaron el entarquinamiento mediante cajas de agua como técnica de riego agrícola (Eling H y Sánchez M 2001; Rodríguez 2000).


El entarquinamiento a través de cajas de agua permitió el aprovechamiento de las aguas torrenciales, ante la insuficiencia de las aguas mansas, provenientes de las sierras utilizadas por la expansión de superficies agrícolas. La utilización de aguas broncas por parte de las haciendas requirió: la construcción una infraestructura hidráulica adecuada a la fuerza y variación anual de los torrentes que requirió una gran inversión de capital y mano de obra. (Eling H y Sánchez M en Palerm 2000).


La nueva tecnología utilizada por las haciendas productoras de trigo consistió en la construcción de diques y bordos en los campos de cultivo que permitieran almacenar suficiente cantidad de agua, susceptible de ser aprovechada para riego y que fueron conocidas localmente como cajas de agua. La práctica del entarquinamiento en cajas de agua fue una práctica generalizada en el Bajío mexicano y en otras regiones del país debido a la utilización de aguas torrenciales, hasta principios del siglo XX.


Sé a atribuido la desaparición del entarquinamiento como técnica de riego usual mediante cajas de agua en la región del Bajío mexicano a la discontinuidad generada en la tenencia de la tierra, motivada por el reparto agrario y la irrupción de los ejidatarios en el campo mexicano. (2)





Fuentes:


1.- Gonzalez, Carlos. Artículo publicado en Milenio on line “Puentecillas: el agua sobre la historia”. Mayo 9, 2010.

http://impreso.milenio.com/node/8764197


2.- López Pacheco y Palerm Viqueira. Ponencia en el XI Congreso Nacional de Irrigación. Guanajuato, Guanajuato, México. 19-21/09/2001

http://jacintapalerm.hostei.com/anei_cajas_coeneo.pdf


Para ver otro artículo sobre las Cajas de Agua, entra aquí:


http://vamonosalbable.blogspot.com/2010/03/las-cajas-de-agua-la-desertificacion.html


Una revista que habla acerca de la situación de Puentecillas, aquí:


http://seia.guanajuato.gob.mx/document/AquaForum/AF45/AF4509_BrevesHistoricosGuanajuato.pdf



11 comentarios:

  1. pues es interesante saver y mas si uno vive en la acienda

    ResponderEliminar
  2. jejeje en realidad esta horrible puentecillas mas con tantos borrachos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puentecillas no es horrible mas horribles son otros ranchos y borrachos sobran en todas partes

      Eliminar
  3. Arriba puentecillas es el mejor pueblo para vivir

    ResponderEliminar
  4. Alguien me puede decir si en puentecillas existe una calle que es principal? O asi se llama una calle ?

    ResponderEliminar
  5. muy buena la informacion pero le falta lo de mas medio mucha informacion pero no dice si ay calles principales lo de mas ecxelente
    los felicita GOBERNACION FELIZIDADES

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy interesante el articulo... solo es necesario tomar en cuenta lo que la gente de la comunidad opina...

    ResponderEliminar
  7. Ojalá publicaran el dato de porque le pusieron Puentecillas a esta localidad, y desde que tiempo. Lastima que el poblado este muy abandonado por las autoridades, además los sábados y los domingos hay puro borracho por todo el pueblo.

    ResponderEliminar
  8. Yo nacy en la cienega del pedregal. Un rancho pegado a puentecillas por eso conoci bien el rancho de puentecillas. En los 80s era mas rancho k pueblo con algunas calles bien dibujadas. Pero mucha construction sin terminar y toda regada sin formar bien las calles. Hoy en dia vivo en el sur de ca usa y viaja ami rancho cada ano. Puentecillas hoy esta muy grande tiene mas de 2000 habitantes y la mayoria del crecimiento se ve k ha sido organizado. El mayor problema k yo veo es el desorden publico. Jente tomando en las calles musica con el volumen muy alto. Muchas familias no salen de noche a esas horas las calles le pertenecen a los borrachos.

    ResponderEliminar
  9. Puentecillas es un lugar lindo solo que la gente ingorante lo ase ser feo en ves que de ayuden dan la espalda y son egoistas...eso es lo feo de puentecillas

    ResponderEliminar
  10. Yo nací en Puentecillas, la gente originaria de ahí, como lo eran nuestros primeros campesinos, era gente guerrera y bien organizada, que luchaban con fuerza y corazón para tener su pueblo bien, más sin embargo han llegado habitantes de diferentes lugares y ha habido nuevas formas de vida y pensamiento, sin embargo los descendientes de esos guerreros no hemos tenido suficiente amor por nuestros campos, y menos por que hay muy poco apoyo de parte del gobierno, sin embargo ya hay profesionistas y gente que lucha porque nuestro pueblo no se pierda en eso que le llaman "borrachos" ... mi pregunta es... ¿Qué haces tu para que cambie la forma de vida de cada pueblo, no solamente de Puentecillas? aunque ahora no vivo ahí lo seguiré extrañando y llevando en el corazón. Recuerden los tiempos de campos sembrados, sus huertas llenas de frutos y sobre todo recuerden a esos hombres y mujeres, algunos de los que ya no están con nosotros y otros que ya son ancianos, ¿recuerdan sus nombre?...

    ResponderEliminar