martes, 19 de abril de 2011

La CH, la Ñ y la LL. Siguen vivas, con puntos y comas a pesar de los cambios aprobados.

   Ya no sé hace cuanto tiempo se dictaminó el cambio, ese cambio que decía que ahora se aprobaba el escribir con todo tipo de faltas de ortografía y que se desaparecían algunas letras del alfabeto del idioma que hablamos. Algo dijo don Gabriel García (el mismo que conocemos como García Márquez... ya viste que no es igual... no es lo mismo decir Gabriel García a García Márquez, no es lo mismo decir Andrés López a López Obrador... cuestión de enfoques). Sigo sin aceptar esas razones que hace poco se dieron. Y la aprobación o desaparición de nuestra lengua de algunas letras. El día de hoy te invito a ver tan solo tres palabras que, en este caso, aportó la lengua náhuatl al español, todas ellas con la bonita letra CH, letra que difícilmente se cambiará por una sola C:

Chincual: (del azteca TZIN, el trasero, y CUALITZTLI, carcomer.) m. Salpullido que sale a los niños recién nacidos; comezón en los músculos y al rededor del ano. (Tzinco: en el ano).

Chipote: (del mexicano XIPOTLI, de Xipochehua), hacer chichones o torondones.

Chípil: (del azteca TXIPITL). Adj. Dícese del niño enfermizo a causa de hallarse encinta la madre.


Todo esto fue tomado del Diccionario de Mejicanismos (con J) de Francisco J. Santamaría...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada