viernes, 22 de abril de 2011

La simbología del 4 entre los pueblos del antiguo norte de México: El pueblo Zía, en New Mexico.

   De números y símbolos hemos ya hablado varias veces, esta vez lo volvemos a hacer con el número 4 y lo que veremos esta vez es lo que se pensaba en el "bárbaro norte" lo que antes fuera aun territorio de la Nueva España, es decir, territorio mexicano, pero que luego pasó a ser parte de la Unión Americana. La razón por la cual di con este dato se debe a que buscando sobre el Camino Real de Tierra Adentro en Nuevo México, traté de leer un libro que es considerado como el documento más antiguo en cuanto a incursiones española se refiere en el actual territorio de los Estados Unidos, y es el referente esencial a lo que ellos denominan el Sud-oeste Norteamericano.

El libro se llama Historia del Nuevo México y su autor es Gaspar Pérez de Villagrá, uno de los primeros en incursionar en la zona. Habíamos visto hace algunos meses sobre la mítica Qviria y Cíbola, y como fue que fray Marcos de Niza engañó al virrey don Antonio de Mendoza haciéndole creer que en el norte había grandes riquezas. Villagrá, seguramente embelesado con la historia y llena su cabeza con ideas propias de los libros de caballería, tan populares en el siglo XV y XVI conquista esas tierras para la Corona española y les da el nombre de El Nuevo México

  El libro me ha sido bastante difícil de leer pues mantiene ese estilo propio del barroco con un español antiguo, más bien castellano, dice, por ejemplo, esto:

Debajo el polo Artico en altura,
De los treinta y tres grados que a la santa,
Ierusalem sabemos que responden,
No sin grande misterio y marauilla,
Se esparcen, tienden, siembran, derraman,
Vnas naciones barbaras remotas,
Del gremio de la Iglesia donde el dia
Mayor de todo el anio abraca y tiene,
Catorze oras y media quando llega,
Al principio de Cancro el Sol furioso,
Por cuyo Zenith, passa de ordinario,
De Andromeda la imagen y Perseo,
Cuya constelacion influye siempre,
La calidad de Venus y Mercurio,
Y en longitud nos muestra su districto...


   Este, tan solo como ejemplo, nos dice que para leer el libro en un ritmo poético al que no estamos acostumbrados, se vuelve materia bastante complicada. Por suerte el libro está comentado por Mercedes Junquera y así vamos entendiendo mejor lo que el autor está diciendo. Por ejemplo todo esto del Cancro, el Sol, Mercurio y Venus; dice la editora, "la comparación es correcta. Nuevo México está situado entre el grado 31-20' y 37 N. Aproximadamente la latitud de Palestina". Y aquí me siembra una inquietud, pues comenta que había entre los españoles la idea de relacionar las ubicaciones de todos los nuevos territorios que iban rindiendo a la Corona española con la Tierra Santa.

  Pero entrando en materia, eso de la simbología del número 4 entre los pueblos denominados precisamente así: Pueblo, la editora dice:

"El simbolismo representativo juega una parte muy importante en la religión de los Queres. Uno de los símbolos más sagrado es el número cuatro. Cuatro eran sus mundos infraterrenales, y los puntos cadinales de sus cruces en que el viento traía el cambio de temperatura de las cuatro estaciones. Había cuatro creaciones de vida. Se celebraban cuatro fiestas al año en el pueblo. Se reza cuatro veces al día. Después de nacer un niño la madre permanece recluida por cuatro días. Al bautizar al niño se tiran al aire cuatro flechas en dirección de los cuatro puntos cardinales. Al morir se deposita comida en la tumba por cuatro días. Se guarda el luto por cuatro días, cuatro meses o cuatro años. El símbolo más conocido fueron sus palillos cruzados que significaban el mágico número cuatro". (1)

  Este símbolo es el usado a manera de bandera en el estado de Nuevo México, sus significados son muchos: son cuatro grupos de cuatro rayos solares. El sol, como ombligo, está al centro. Los antiguos habitantes de la región, los llamados Pueblo, llamaban a esta representación Zía. Zía, quizá una deidad, daba cuatro bienes, cuatro regalos: Los Cuatro Rumbos (norte, sur, este, oeste). Las cuatro estaciones (primavera, verano, otoño, invierno). Las cuatro fases del día (amanecer, mediodía, tarde y noche). Las cuatro fases de la vida (niñez, juventud, madurez, vejez).

Hombre del pueblo Zía.
Fuente:

1.- Gaspar de Villagrá. Historia de Nuevo México. Edición de Mercedes Junquera. Crónicas de América. Ediciones y Distribuciones Promo Libro. Madrid,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada