domingo, 25 de septiembre de 2011

Hoy es domingo de cine, función doble, no hay permanencia voluntaria.

990.- Si te tocó sorprenderte con esta película no en su estreno pero unos 12 o 15 años después, entonces eres de mi generación y entenderás a lo que me refiero con eso de que antes, el día de ir al cine era el domingo, antes las películas se estrenaban (en México) los jueves, acá en la bella provincia eran en domingos y las funciones eran dobles, con anuncios, noticieros, vendedores dentro del cine y ocasionalmente al "cácaro" le fallaba su aparato y se volvía la sala una rechifla que era la que le daba sabor a esas funciones. En la actualidad el cácaro es una computadora que normalmente no falla.

Y sucede, que caminando por la ciudad de México, llego a La Romita, que es esta capilla que estamos viendo en la fotografía. La Romita era un pueblo, mejor dicho un rancho no muy lejano a la ciudad de México y, como en tiempos de don Porfirio la ciudad creció para ese rumbo allí se ubicó la novedosísima (para su tiempo) Colonia Roma y de La Romita es donde adquiere su nombre.

Fue a un lado de esa capilla que encontré la placa que aparece en la primera fotografía en donde dice que fue allí en donde se filmó la película de Los Olvidados, extraordinario documento dirigido por Luis Buñuel que la UNESCO tuvo a bien incluirla dentro de las tres películas que, hasta donde sé, han adquirido el título de Patrimonio de la Humanidad.

Me llama la atención que el sitio de Internet que el Tecnólogico de Monterrey ubique a Los Olvidados como la número 2 de las 100 mejores películas mexicanas, y le de el número uno a Vámonos con Pancho Villa de Fernando de Fuentes, habrá que verla para entender el por qué; más aun me sorprende que le de el número 80 a La Perla, película que tanto me gustó. En la fotografía vemos uno de los cines en Valle de Santiago, Guanajuato, que como en todo el país fueron abandonados, desmantelados y ahora funcionan como estacionamientos, almacenes o cualquier otra cosa.

Recuerdo que, si íbamos a México, esa ida incluía, al menos, una función de cine, de cine de estreno, pues a la bella provincia las películas entonces llegaban con muchos meses de retraso, esas las nacionales, imagínate lo que tardaban en llegar las de Hollywood. Vemos ahora el que fuera el Cine Orfeón en la ciudad de México.

Esto que ahora es una de las tantas tiendas Elektra que hay en Salamanca fue una sala de cine, moderna, cuando se implementaron las pantallas de 70 mm y se llamaba precisamente Cinema Salamanca 70, todo coincidía, los 70 mm con la década de los 70. Allí vi, en ESTRENO, la primera película a donde fui yo solo: "Amor en el Aire", con Rocío Durcal, es decir, cuando aun había moral y respeto en nuestro país. Si eres aficionado a la nostalgia de los aviones, verás que las cortinillas de esa nave donde se desarrolla la historia era un Constellation.

Pues bien, hace un par de años, cuando me enteré que Metrópolis había adquirido el título de Patrimonio de la Humanidad publiqué este artículo me llegaron algunos comentarios en donde me decían que también Los Olvidados habían adquirido el título y que El Mago de Oz estaba, igual, en la lista. Esto me hace recordar una cosa. Lo que ves en la fotografía es el Castillo de Oz y el creador de estas escenografías fue el pintor zacatecano Candelario Rivas, el mismo que pintó los lienzos murales en el Santuario del Señor del Hospital aquí, en Salamanca.

En el caso de De la Calle, esta película no me sorprendió tanto como fue la obra de teatro, recuerdo que la vi en El Granero, fue un impacto tremendo el que recibí en la obra, especialmente cuando le avientan la cubeta de agua al personaje central. Si viste la obra teatral, seguro recordarás este momento.

Y sucede que en esa última visita que hice a la ciudad de México encontré la placa que recuerda que allí se filmó la película, creo que es la plaza donde está la escultura de Primo Verdad, frente al templo de Jesús Nazareno.

Y eso que te comentaba del destino de las que fueran magnas salas de cine, incluso con los aditamentos necesarios para transformarse en escenarios teatrales, ahora son parte del olvido y funcionan como estacionamientos, como estos precursores de las cadenas de salas cinematográficas, acá en el estado de Guanajuato se llamaban Cadena Montes. (En los cines de esa cadena entraba gratis pues por no se que razón tenía pase permanente!).

Y mira lo que son las cosas, ahora que venía de México a Salamanca, era cuando se recordaba el centenario de Cantinflas, fue allí que vi, por primera vez la película de El Bolero de Raquel, esta escena me pareció formidable, donde bailan precisamente El bolero.

Yo, te confieso, no soy nada seguidor de Cantinflas, me ha costado mucho trabajo entender su humorismo, si bien reconozco las dotes de improvisación y manejo de lenguaje, pero aquí en esta película en específico lo que me llamó muchísimo la atención fue esto:

La escenografía fue diseñada por Gunther Gerszo, si ves con atención y ubicas la fecha en que fue filmada la película, 1957, es algo excepcional, de vanguardia para la época. Si quieres ver la lista de películas, 104, en donde Gerszo plasmó su arte, las encuentras aquí.

Claro es que algunas salas han corrido con mejor suerte, como esta, la Metropolitan en la ciudad de México, pero quedan tantas maravillas abandonadas en todo el país que por ahora solo me pregunto: ¿que habrá pasado con el cine Cuauhtémoc en Guadalajara? Para cerrar el día de hoy te comento que acabo de comprarme en los puestos de piratería Salvando al Soldado Pérez... sé que esa no llegará ni por equivocación a la lista de las mejores 100, pero si que nos reflejará lo que hoy día vivimos.

1 comentario:

  1. Sin menospreciar a otras películas...concuerdo contigo en la película de "La Perla", que tiene una gran calidad de imágen (aún cuando se filmó en los tiempos del Blanco y Negro sin pantallas HiDef) y una fotografía muy artística y la escena del buceo de la ostra fué, además, todo un reto tecnológico en su momento.

    ResponderEliminar