lunes, 9 de abril de 2012

Antecedentes del divorcio en México: Doña María Ana de Berrio Campa y Cos

Hacía ya tiempo que no abordábamos el tema de la Hacienda de Jaral de Berrio, hoy lo hacemos con este documento que se exhibe en el Museo de la Francia Chiquita en San Felipe, Guanajuato. El retrato que vemos corresponde a doña María Ana siendo niña y el asunto en cuestión fue su divorcio, cosa nada común y bastante delicada en la Nueva España del siglo XVIII, el caso tuvo que llegar a los tribunales y fue justo la Real Audiencia quien dio la desición final.


Tal y como lo podemos ver, aparece este sello, el de la Santa Inquisición, en el legajo oficial que se exhibe en una copia facsimilar en el dicho Museo. "María Ana de Berrio, hija del marqués José Calixto Miguel de Berrio, dueño de la hacienda del Jaral de Berrio y de Ana María de la Campa y Cos, casó con el siciliano Pedro de Moncada de Aragón y Branciforte, dilapador de fortunas con quien tuvo una hija. Cuatro años después de haber contraído matrimonio, María Ana, interpuso una demanda de divorcio contra su marido ante el Tribunal Eclesiástico, aduciendo dos adulterios, maltrato y vejaciones. El inusual pleito duró de 1772 a 1792 e involucró al poder civil, el Consejo de Indias y al Virrey; constituye un ejemplo de como una mujer logró manejar a su favor el discurso moral y político de la época". (Texto de la ficha en el Museo).

"Octubre 22 de 1787.- Tuviere á Su Exa. el recibo deste Oficio y que para resolver sobre sus graves puntos se ha determinado pasar al Sor. Fiscal de lo Civil todos los Expedientes pendientes en esta Rl. Auda. entre el Sr. Marqués de Moncada, su muger la Sa. Marquesa del Xaral de Berrio, y la Sa. Condesa de San Mateo, poniendose a continuación deste Oficio, un testimonio dela Real Cédula de 22 de Marzo último, sobre el modo en que deberán seguirse las Causas de Divorcio y ejecutese todo con preferencia".



Vemos que el papel es oficial y aparece el sello de Carlos III especificando el año de 1786-1787 en que fueron ejecutados los oficios. Sobre este asunto habíamos visto algo, cuando hicimos el recuento de los propietarios de la Hacienda del Jaral, al final te podré el enlace por si lo quieres volver a leer.



Y es justo en mitad del barroco extremo que sucedieron estos hechos. Aprovecho para comentarte que en el blog de Cabezas de Águila hoy subí un artículo relacionado con las exequias realizadas en memoria de la muerte de Carlos III en Guanajuato, cosa que me parece sorprendente dado el boato con que fueron ejecutadas.



Y estas son las firmas de los ejecutantes del Santo Tribunal, con esas grafías garabatescas propias de la caligrafía reinante. Entre otros las del regente Eusebio Sánchez Pareja, el oidor Ventura Beleña y Joseph Mariano Villaseca, escribano de la Cámara de lo Civil.



Y en esta foto que un lector amablemente me envió vemos la capilla donde reposan los restos de algunos de los descendientes del marqués del Jaral, no sé si será allí que se encuentran los de doña María Ana...



Para leer sobre los dueños de la Hacienda del Jaral, entra aquí:


.


Sobre las exequias de Carlos III en Guanajuato entra aquí:



1 comentario:

  1. JOSE ANTONIO ALTAMIRA12 de septiembre de 2012, 21:37

    Información excelente, fotos históricas y hecho de los pocos resueltos a favor de una dama. Esta Hacienda de Xaral de Berrio,limitaba con la Hacienda de Bledos "El Baúl de Todos los Santos de San José de Bledos" en el antiguo Valle de San Francisco, hoy Villa de Reyes, S.L.P.

    ResponderEliminar