viernes, 7 de diciembre de 2012

El ferrocarril, promotor del turismo en México, década de los 30.

Es sorprendente encontrar en el archivo Casasola fotografías que nos muestran a extranjeros que en calidad de turistas visitaban México para sorprenderse con la enorme diferencia de vida que veían en México y que distaba mucho de lo que era la modernidad ya existente en los Estados Unidos. Las fotografías corresponden a la segunda mitad de los años veinte, cuando el acceso a México era vía marítima o por ferrocarril.

Encuentro en una edición de la revista Rotarian de marzo de 1935 un curioso anuncio de la Sothern Pacific en donde promocionaba la ruta que entraba a México por Nogales, para continuar a Hermosillo, Guaymas, Mazatlán, Guadalajara y llegar a su destino final en la ciudad de México. En el anuncio aparece un encabezado, que vemos a continuación, que dice: "Yo he estado en México".

"Este es un anuncio escrito por un joven que apenas regresó de su primer viaje a México: Fui y regresé a bordo del Southern Pacific en su ruta de la Costa Oeste, pasando 2 días en Mazatlán, 3 en Guadalajara y 7 en la ciudad de México y la mejor impresión que guardo es la amabilidad y cortesía de su gente. Nunca sufrí ningún problema o descortesía estando con ellos. Otro de los recuerdos que guardo es cuando es cuando cambié dólares la primera vez, por $40.00 dólares recibí $141.20 pesos, ¡una fortuna!... las multitudes que se aproximaban a en cada estación, en donde la llegada del West Coast era un verdadero evento. La piña fresca que compré en Rosario. Las montañas que me daban la impresión de ser piezas de romepcabezas. Las hermosas mujeres en Mazatlán. La emoción en mi primera experiencia de pesca en una bahía tropical. Y el muchacho subiendo a una enorme palmera para bajarme un coco.

En Guadalajara el mercado me atrajo más que sus magníficas iglesias. Había calles llenas de sombreros , otras con alfarería y canastas. La ciudad de México -que ellos llaman simplemente México-  es hermosa, enclavada en un valle a 2700 metros sobre el nivel del mar. La lucha que tuve para aprender a pronunciar Ixtacihuatl fue grande. El policía que detuvo el tránsito para que yo pudiera fotografiar a un charro cerca del parque de Chapultepec. El joven que remaba por los canales de Xochimilco.

Tarifas bajas, sólo $50 dólares por persona.
La tarifa en viaje redondo a la capital de México es muy baja, es válida en un viaje de ida por la Souther Pacific y el regreso en los Ferrocarriles Nacionales de México. Si usted está haciendo un viaje transocéanico en los Estados Unidos por la Sunset Limited o Golden State Limited, por tan sólo $50 dólares extra puede hacer la extensión a México, viajando de ida con la Southern Pacific y de regreso con los Ferrocarriles Nacionales de México.

Hotel Car Tours.
Cada lunes, un carro especial, tipo pullman, con aire acondicionado sale de El Paso y Tucson, cruzando a Mazatlán, Tepic, Guadalajara, Guanajuato, ciudad de México, Pátzcuaro, Uruapan y muchos otros destinos interesantes. El viaje por México dura tres semanas, incluyendo ocho días en la ciudad de México, se puede extender aun más ya que el carro opera semanalmente.

Había algunos turistas que llegaban a México por Acapulco por cruceros que combinaban el espacio para la carga y los pasajeros, por lo tanto podían traer sus vehículos para explorar México, en el consabido que el sistema carretero en ese entonces era más bien deficientes.

Esta fotografía se marca como tomada en algún punto del estado de Guanajuato, por lo plano del terreno podemos pensar por el rumbo de Celaya-Salamanca.

Auténticas aventuras eran cruzar México por el deficiente sistema carretero de ese entonces.

El sombrero de charro, souvenir indispensable para todo turista que visitaba México.

Teotihuacán, en donde fue tomada esta fotografía, junto con Xochimilco y la Villa de Guadalupe eran los sitios a donde los turistas anhelaban llegar en su visita a México.

 Había otros turistas, como los norteamericanos Hulberth Burroughs y Charles Shelton, de Los Ángeles que en 1937 cruzaron la frontera por Tijuana para hacer un recorrido por la península de Baja California, se sorprendieron con los Cirios del Desierto Central, por el rumbo de Cataviña, decidieron compartir algunas de sus fotografías con la revista LIFE que las publica en su edición del 1 de noviembre de 1937.


Los singulares Cirios o Fouquieria Columnaris, vistos por la cámara de un turista en 1937.

 Pero los atractivos de México no sólo eran los que la Southern Pacific marcaba en sus folletos, había más sitios a donde los turistas llegaban en busca de nuevas aventuras, como en los enigmáticas ciudades mayas de Yucatán. Estas dos fotografías las tomé del blog Historia del Turismo en Yucatán.

Increíble pero cierto, turistas visitando la zona arqueológica de Chichén Itza en los años veinte.


El 13 de noviembre de 1939, la Southern Pacific Line ofrece una extensión en sus itinerarios desde Tucson hasta Guaymas, ofreciéndole a los turistas la posibilidad de hospedarse en el hotel Playa de Cortes.


En los cuarentas los turistas norteamericanos buscaban, además, cultura, y llegaban a Cuernavaca a tomar clases de español.

Y aprovechaban para pasar unos días en las ya famosas playas de Acapulco.

Y las playas, desde entonces, se veían en ocasiones abarrotadas... el turismo en México es una industria organizada que está próxima a cumplir su Primer Centenario.

Bien podemos considerar al Restaurante La Gruta en Teotihuacán como el primer establecimiento de su tipo para atender primordialmente a turistas en México.

Nota: Este artículo lo subo un poco a la carrera, no me dio tiempo de revisarlo, espero no lleve faltas de ortografía y sea claro en su redacción. Comentarios serán bienvenidos.


1 comentario:


  1. Excelente información, se conocen cosas muy interesantes de nuestra história.

    ResponderEliminar