lunes, 17 de diciembre de 2012

Hacienda de El Vicario, Apaseo el Grande, Guanajuato.

 Para quien, como yo, tiene el gusto por visitar haciendas, Apaseo el Grande es un destino atractivo ya que nos ofrece una buena cantidad de ellas. Hace un par de años tuvimos la oportunidad de conocer la de La Labor y su grande y profunda historia, esta vez visitamos Obrajuelo y El Tunal, llegamos ahora, luego de esperar en una esquina cercana al centro el camión que nos llevara para allá, a la hacienda del Vicario, apenas veinte minutos al norte de Apaseo. El sitio nos da la impresión de una gran fortaleza.

 Antes el abordar los llamados "camiones de rancho" eran una pesadilla, me encontraba en mi etapa formativa y aunque ya comenzaba a tener el gusto por el rancho pretendía moverme siempre en vehículo privado. Las circunstancias me orillaron a no disponer de otra cosa que no fueran los suburbanos. Ahora disfruto esos recorridos que se vuelen toda una lección de usos y costumbres de la actual vida campirana en México, hace muchos años hice una travesía mortal por el Golfo de México en uno de estos autobuses, más que de rancho era de pueblo, me pude conocer toda la geografía veracruzana, tabasqueña y campechana pero fue algo pesado, 25 horas sin parar.... creo me estoy desviando del tema.

 Sobre la Hacienda de El Vicario no puede encontrar dato alguno, como quiera, ya vimos que, en 1814 en los partes de guerra del ejército realista mencionan como era que tenían apostados algunos elementos en las haciendas de Apaseo, El Vicario no era la excepción. Por algún motivo que desconozco, el Cronista de Apaseo, don José G. Buenrostro, cada que hace mención de El Vicario lo asocia con El Tunal, pues siempre escribe "la hacienda del Tunal o el Vicario". Eso me ha creado una duda, misma que, al buscar una aclaración con los habitantes de uno y otro poblado siempre me dijeron que una cosa es uno y otra el otro. Mantendré la duda...

 El Vicario es una construcción sólida, grande, imponente. Estética y bien balanceada. Es un sólo cuerpo, o al menos, así lo aparenta, consistente en, del lado izquierdo, la Casa Grande, seguido de lo que fuera -quizá- una capilla (lo presumo porque en la parte alta hay una pequeñísima espadaña de un solo arco con su campana) a la que le sigue la troje. Lo que vemos en esta toma es la puerta principal, imponente, enorme. No es la original, esta que ahora vemos es de fierro. La de sólido mezquite desapareció.

 A esta espadaña me refiero. Por el tamaño de la puerta imagino era el acceso, de no haber sido allí la capilla, a las oficinas de la hacienda pues, alcanzamos a notar los tres grupos de respiraderos que la enorme troje tenía. Del lado derecho aparece otra gran puerta, ésta era la del acceso principal a la troje.

 La fuente es un agregado moderno al sitio, ya que en la actualidad la casa grande de la hacienda de El Vicario se renta para fiestas. Me dicen que no hay fin de semana que no esté ocupada.

 Una interesante característica que tiene está al frente, son dos Eras, de gran tamaño ambas; lo cual nos dice que el terreno que dominaba el patrón del Vicario era grande, pues, considerando el tamaño de las trojes, más las dos eras, podemos advertir un número elevado de toneladas de granos los que allí se producían, seguramente maíz que era, en buena mediada, la especialidad de esta región durante el siglo XVIII.

 Este contrafuerte marca el final de la obra, es el punto que balancea la vista con el torreón que encontramos del lado izquierdo. Aquí comenzaba la otra parte de la hacienda que, al parecer, era también lechera, pues se ven corrales, no en muy buen estado pero allí siguen.

 Al ver ese ángulo me pregunto si los maestros constructores, especializados en levantar haciendas dominaban la estética... creo sale de sobra la pregunta. Este sitio es una belleza.

 En la actualidad hay un callejón que separa la hacienda del templo del pueblo, el cual está en un área de donación que, quiero pensar se hizo en 1935 cuando aquel decreto de Lázaro Cárdenas en donde expropió, antes que al petróleo, la posesión de terrenos en rededor de las haciendas de todo México. Podrás notar la interesante mole de pura piedra de la región.

 Olvidé preguntar si el templo que vemos a la izquierda fue reconstruido sobre la capilla original.... aquí ves mejor ese pasillo, en la parte trasera hay una especie de patio de maniobras enorme y a unos cuantos metros el tendido de vías del ferrocarril. Sigamos conociendo en fotografías la Hacienda de El Vicario.







 Y aquí, al igual que en todas las 950 haciendas de Guanajuato, unas fueron abandonadas en 1810 cuando comenzó la guerra de Independencia pues era táctica común de insurgentes y realistas quemarlas, continuó la práctica cuando la invasión francesa, vendría luego el aquelarre de la Ley Lerdo que despojaba de propiedades al clero y muchas haciendas eran de ellos y, de pronto, fueron abandonadas.

 Con don Porfirio vendrá el resurgimiento de muchas de las Haciendas del Bajío pero, un segundo o tercer abandono se dio durante la Revolución, a todo esto agreguemos la persecución desatada en los veintes del XX con eso que conocemos como Guerra Cristera y luego aparecieron los Sinarquistas para que, la puntillada final la diera el decreto de Tata Lázaro y su consecuente destrucción de, al menos, el 60% de todas las haciendas que aun había.

 Y surgirían las laberínticas calles que se fueron formando en rededor del casco de la hacienda, en rededor de la Casa Grande, como buscando nuevamente el cobijo y la dirección del patrón, del amo... ¿por qué se dio un paso atrás en cuanto a trazo urbano se refiere y volvimos al trazo de la época feudal luego del "triunfo" de la Revolución? Esa pregunta me da muchas vueltas en la cabeza.

 Es hora de irnos de El Vicario, espero el camión, pero pasa alguien que me ofrece un "ráiti" así que, me subo en la caja de la troca y gozo, una vez más del paisaje muy agradable de los campos bien cultivados de Apaseo el Grande...

 Un campo de cebollas...

¡Que maravilla estar de vuelta en casa, en el mero Bajío!

6 comentarios:

  1. Cuantos tesoros nos descubres con cada viaje y propósito. Ha sido una novedad para mí todas las maravillas que hay en este Bajío al que has vuelto...
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Benjamín, despues del tata lázaro, llegó el INAH!!! (De hecho fue Cárdenas quien lo creó). Felicidades por tus observadores ojos, que bien están las tomas en que predomina lo arquitectónico, combinado con lo natural. Una duda: la ley de desamortización no fue antes de la invasión francesa?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario.
      Ley Lerdo promulgada el 25 de julio de 1856.
      1ª Invasión Francesa, de 1938 a 1939
      2ª Invasión Francesa, de 1862 a 1867
      Saludos

      Eliminar
  3. Benjamin me puedes dar informacion sobre la Exhacienda castillo ya no he podido encontrar nada, la entrada es por Obrajuelos y esta a un lado de Rancho Castillo.

    ResponderEliminar

  4. Encantada con tus relatos...
    ¿Puedo sugerirte que incluyas un dato al final de tus ecripciones de las haciendas si es que puedes conseguir ese dato.... ¨Esta hacienda a fecha XXX se encuentra en venta y el contacto es XXX".

    ResponderEliminar
  5. Me encanta, voy unas 3 veces al año, y no me aburro. A parte de que la han modificado y se ve aun mas bonita.

    ResponderEliminar