domingo, 16 de diciembre de 2012

La sorprendente casa del águila en Apaseo el Grande, Guanajuato.

 Llegamos, por tercera vez, a Apaseo. Apaseo el Grande habrá que aclarar, pues hay un segundo Apaseo que se nombra el Alto. La historia, transformada en anécdota, la contó José Rojas Garcidueñas a sus amigos en sus ya míticas publicaciones de La Paloma, por cierto, este año que conmemoramos el centenario de su nacimiento, a ese que es el salmantino más docto que hemos tenido en los 410 años de existencia de la Salamanca Criolla. Esa historia te la contaré pronto. Será en el "otro" blog. Pero no nos desviemos del tema. Estamos en Apaseo el Grande.

 Las  veces anteriores que pasé por Apaseo fue, la primera, atraído por la Hacienda de La Labor y por los puentes del Camino Real y la segunda fue a la carrera pues andaba buscando la Cabeza de Águila que nunca colocaron allí en 1960 pero luego fue repuesta en 2010. En ambas ocasiones corrí con la mala suerte de que la plaza donde está el monumento a Hidalgo estaba monada para eventos públicos y no dejaba ver, menos fotografiar, la esplendidez del edificio más impactante que en Apaseo hay. Todo indicaba que en esta tercera visita no corría con buena suerte, era el día de Santa Cecilia y los tres escenarios estaban ya puestos, cubriendo por completo la magnífica construcción.

 Santa Cecilia, seguramente ya lo sabes, es la santa patrona de los músicos y como en toda población del Bajío y del país en general, hay un buen número de grupos musicales, el día se vuelve fiesta grande, hay pueblos enteros que se vuelven una sola fiesta, aquí en Salamanca se montan siete pistas, por ejemplo, en Huatzindeo y Tamayo no hay otra cosa el día 22 de noviembre que no sea música. Es evidente que me encontraba en esa fecha en Apaseo el Grande, las fotos te lo están diciendo.

 Atrás de ese escenario se levanta la "casa de los perro" o "la casa del águila" o "la casa de Herrera", como se le nombra a ese auténtico palacio. Disfruté de la fiesta pero me dolió no poder admirar en su totalidad la casa que prefiero nombrar como "del águila" para no confundirla, dado que hay casas de los perros en Guadalajara, México y seguramente en algún otro sitio.

 Y como reza el dicho de que "al pueblo que fueres haz lo que vieres", pues a dar brincos al son de los nuevos e inteligibles ritmos tipo el "tribal" que, la verdad, me ahorro el comentario, lo bueno es que eran tres grupos y cada uno en distinto género...

 La tradicional "alegría" mexicana que no se pudo desbordar en la fiesta de Santa Cecilia... ¿y la casa del águila?

 Por fortuna, terminada la fiesta levantaron todos los escenarios y, lo mejor, los servicios municipales se pusieron a trabajar como Dios manda -dicen en los pueblos- y... a la mañana siguiente -como dicen en los cuentos- pude ver la Casa del Águila en toda su grandiosidad, mira:

 ¿Estoy exagerando? creo que no. La historia de esta casa te la había contado hace algunos años, si la quieres leer entra aquí, en este artículo daremos paso a que las imágenes hablen y certifiquen que la construcción civil más importante que se levantó -y sigue en pie- en el siglo XVIII, en toda la Intendencia de Guanajuato, se ubica en Apaseo el Grande.




 Esta es la razón por la cual se le nombra La Casa de los Perros.





 Y esta es por la cual se le dice La Casa del Águila. Al centro aparece la fecha de conclusión: 1789.








 Las fotografías del interior las tomé de la primera Monografía que publicó el Cronista de Apaseo, don José G. Buenrostro, así como del libro de la Monografía de don Luis Muñoz-Ledo. Seguramente te asalta ya la duda si permiten la entrada a la casa. No, no es posible entrar dado que es propiedad privada. Cuentan que antes se podía visitar un día a la semana, creo en domingo y que, en una de esas visitas, un jovencito inquieto, sacó su bolígrafo y rayó una pintura. Las consecuencias de esto fue que se cerraron las puertas de La Casa del Águila a todo visitante.


5 comentarios:

  1. Impresionante! Invita a quedarse por horas contemplando sus detalles. Por dentro debe ser también espectacular. Siempre imagino este tipo de construcciones en sus tiempos de esplendor. La de historias que guardarán esos muros...

    ResponderEliminar
  2. la verdad es muy hermosa por dentro

    ResponderEliminar
  3. yo vivo en Apaseo el Grande, te comento lo siguiente desde su construcción solo se le ha llamado casa grande o bien la mas coloquial casa de los perros, y esta casa ha sufrido varias modificaciones en cuanto a tamaño se refiere ya que se han comunicado tres casas del tercer cuadro del centro dela ciudad con igual belleza, una joya de nuestro municipio aunque su entrada esta limitada a los duenos y en ocasión han permitido el acceso a ella, la conozco en toda un extensión lo penoso es que no permiten tomar fotografías pero de verdad es un museo lleno de historia gracias.

    ResponderEliminar
  4. Tengo un libro de esa casa salió en el año 1999 mi teléfono es 4 13 115 4063

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. QUIEN ERES Y DONDE COSEGUSTE ESE LIBRO ? SALUDOS

      Eliminar