miércoles, 19 de diciembre de 2012

Las Hacienda tansformada en ejido: El caso de Campero, Otumba, Estado de México.

 Luego de ver, recientemente, algunas magníficas haciendas en el Bajío guanajuatense, luego de averiguar de personajes que lograron tal fortuna se volvieron los dueños de lo que hoy conocemos como municipios, luego de ver toda la riqueza que allí se produjo; nos seguimos sorprendiendo de su estructura arquitectónica, de su distribución, de sus dimensiones y, una de los comentarios que continuamente surgen es el ya típico, "¿cómo es posible....?", acompañado siempre de esa idea paternalista de "que haga algo el gobierno". Creo que algunas personas no han acabado de entender la razón de esa pérdida de herencia, de patrimonio y, peor aun, de identidad. Para dejar un testimonio más de lo sucedido, no en la Independencia, no en la Reforma, no en la Revolución, sino en lo decretado por Lázaro Cárdenas en 1935, encuentro un artículo en la revista norteamericana LIFE que da cuenta de los hechos justo cuando acababan de suceder. Es el 23 de enero de 1939 cuando aparece esta fotografía, se trata de la Hacienda de Campero.

 Es impresionante ver, en esta fotografía, el estado de destrucción, nos daría la impresión de que así se encuentra en la actualidad, pero no lo es, esta fotografía se publicó en 1939, por lo que, en el mejor de los casos la toma fue hecha a finales del año de 1938. Si pones atención verás del lado izquierdo una cantidad de material acumulado, se trata de parte del equipo ferroviario que estaba instalado para transportar desde la hacienda su producción pulquera. Seguramente fue todo esto vendido como chatarra pero, lo lamentable es que la hacienda nunca se pudo recuperar. 

 "El lado oscuro de la Revolución se muestra en esas páginas. Esta fue alguna vez en una gran Hacienda, la que tuviera la mayor producción de pulque en todo México, 100 barriles al día; empleaba a 800 personas y tenía una plantación de 10,000 hectáreas de maguey. En 1914 el caudillo Zapata saqueó la hacienda, mató a  los vigilantes o guardias de la misma, retuvo a todos los miembros de la familia Campero que pudo encontrar.

 "Tiempo más tarde los Campero regresaron, pero para entonces todas sus propiedades, a excepción de la Casa Grande, habían sido destruidas por los campesinos. En la actualidad la producción de pulque es tan solo de 10 barriles por día. Se ha oído que el último de los Campero vivía en la ciudad de México y trabajaba en una joyería ganando $50 dólares al mes. Le siguen siendo fieles a él su mayordomo y el asistente que lucharon en el bando contrario a Zapata.

 "Vacíos se encuentran los espléndidos establos en los que hubo en algún tiempo 70 caballos pura sangre, su cuarto de juegos, el salón de música, el patio familia, el patio del administrador, el patio de los peones, la capilla, la farmacia, la enfermería, las bodegas y los almacenes. Algunas de estas fabulosas haciendas incluían, en ocasiones, cotos de caza. Pocas siguen sobreviviendo con problemas". Hasta aquí las fotografías que aparecen junto al reportaje de LIFE, el texto continúa: 

 "Ahora los campesinos se volvieron pequeños propietarios, luego de pelear por una expropiación, una vez que obtuvieron la protección constitucional y 200 hectáreas. Este año la producción del campo es apenas rentable, Los campesinos tienen ahora enfrentamientos entre ellos mismos y con quienes vienen a mostrarles técnicas de cooperativismo. México se está cubriendo de ruinas. Pero esta revolución tienen esperanza". (1) Foto de MICT.

 Ahora vemos fotografías actuales, yo no las tomé, las encontré en la red y pertenecen a una persona que se identifica como MICT, menciona que fueron tomadas en una ex Hacienda ubicada en el municipio de Otumba, Estado de México, al noreste de la ciudad de México, en el Ejido de San Marcos, así llamado oficialmente, y que cotidianamente se le dice Ejido de Campero, por lo que deduzco esa era la ubicación de la Hacienda Pulquera que hace mención la revista LIFE. 

 Sobre la familia Campero no encuentro otro dato más que la referencia de una dama, avecindada en París (cosa habitual de muchos hacendados mexicanos en el porfiriato), de nombre Manuela Cervantes viuda de Campero y propietaria de una Hacienda llamada La Grande, ubicada en el actual municipio de Tezoyuca el cual se encuentra a relativa corta distancia del de Otumba por lo que me supongo las propiedades de los Campero eran vecinas. A continuación un texto interesante sobre la crónica de Tezoyuca que nos sustenta parte de lo que LIFE reporta.


"Las consecuencias del movimiento armado se dieron en 1912 al presentarse en la hacienda La Grande las primeras tropas zapatistas que a su paso dejaban secos y desolación en algunos pueblos. A partir de es fecha, según ancianos de Tezoyuca, se tenia que esconder a las mujeres y a los hombres, porque si no, se llevaban en la leva o los mataban sanguinariamente por resistirse a las ordenes de los capitanes. Entre los castigos de tortura que se les aplicaban a los prisioneros estaban el blanco, que consistía en que el reo recibiera 50 sablazos; el palo, que era la horca; el perdón, que era el fusilamiento, y la ley fuga, en la cual se dejaba libre al prisionero y al momento de retirarse se le baleaba por la espalda.

En el año de 1913 con la decena trágica el conflicto se agudizo, la constante llegada de soldados villistas y carrancistas ocasiono la ocupación de la hacienda La Grande en diferentes ocasiones. El hambre y la miseria se fueron apoderando de Tezoyuca, no había trabajo, los campos estaban abandonados, quien intentaba salir de su casa corría el riesgo de ser asaltado o inclusive de encontrarse con la muerte. Lenta mente fueron muriendo por esta situación los niños y los ancianos. Se dice que en este periodo las familias pudientes del pueblo enterraron en algún lugar de su casa los objetos de valor como joyas, monedas de oro, vajillas de plata, etc., para que los soldados al catear la finca se llevaran lo menos valioso. "El 15 de febrero de 1915 el pueblo de Cuanalan hubo un descarrilamiento y saqueo de tren que venia de Veracruz".

"A partir de esta fecha y hasta 1920 hubo una fractura en la unidad política de Tezoyuca ocasionando en 1921 un enfrentamiento en la presidencia municipal con miembros de ambos grupos antagónicos una vez realizada la conciliación, el 18 de julio de 1992 se inicio el trabajó colectivo con la colocación de la primera piedra del kiosco que estuvo enfrente de las oficinas municipales. Posteriormente en 1924 se inicio el reparto agrario con propiedades de la Hacienda Grande representada por doña Manuela Cervantes de Campero, su hijo Manuel Campero y Cervantes y Don Manuel Ayala, administrador de la Hacienda , en este mismo año se conmemoro por primera vez LV Aniversario de la erección del municipio de Tezoyuca." (2)

La toma es una fotografía satelital del Ejido de Campero o Ejido de San Marcos en Otumba, Estado de México. Eso es -creo- lo que queda de la Hacienda de Campero.

Fuentes:

1.- LIFE. Edición en inglés publicada el 23 de enero de 1939. La traducción es mía.

2.- Tezoyuca, Historia Municipal. Sitio electrónico.

2 comentarios:

  1. La verdad es que sí es una pena ver tantas haciendas en ruinas y que no exista la sensibilidad de rescatarlas. Bueno, se necesita algo más que sensibilidad...

    ResponderEliminar
  2. no fue revolucion, fue revuelta.

    ResponderEliminar