miércoles, 24 de abril de 2013

El verdadero origen de Cancún: La hacienda de Santa María.

    A todos los de mi generación nos costó un poco de trabajo (yo nunca lo pude asimilar) que de pronto lo que aprendimos "a machetazo" de que la República Méxicana se divide en 29 Estados, 2 Territorios y 1 Distrito Federal pues en 1974 los que fueran Territorios adquirieron la categoría de Estados, estos fueron Quintana Roo y Baja California Sur, entonces la división política de la República se modificó a 30 Estados y 1 Distrito Federal. Pero antes, el 20 de abril de 1970 se había ya fundado la ciudad de Cancún, de pronto apareció ese nombre en la geografía nacional, pensábamos fuera el nombre parte de la creación del concepto de una nueva ciudad que se proyectaba como un Centro Integralmente Planeado para la explotación del negocio del turismo; de ese modo se dio un borrón a toda la historia antigua que aquí, al igual que en todo México existe.

   Cuenta la leyenda, que no la historia, que Cancún fue seleccionado por una computadora. Ese concepto aplicaba muy bien en la década de los años 70 del siglo XX, cuando los ordenadores apenas eran accesibles a un selecto grupo de ingenieros que sobre ese proyecto estaban trabajando, cuando una computadora se alimentaba con tarjetas perforadas, pero en nuestros días pensar que una computadora eligió el lugar ideal para un centro turístico en Cancún va más allá de lo mítico y se enclava en lo ridículo pues en mapas del siglo XVII se marcaba ya la existencia de una lengua de tierra, una isla muy próxima a tierra firme que se llamaba Kancun o Kan Kun o Cankun. El nombre es tan antiguo como antigua es la civilización maya.

    Yo viví aquí trece años, guardo gratos e ingratos recuerdos. Me tocó el tiempo en el que aun había muchos moscos y era necesaria la fumigación diaria. Vi todavía nidos de tucanes, padecí el desabasto perenne de agua, me bañaba a "jicarazo" en una toma que en la calle había, eso lo podía hacer sin problema alguno pues eramos pocos los que por aquí vivíamos. En todo ese tiempo nunca oí hablar del pasado de Cancún, todo se enmarcaba dentro de la novedad de los años ochenta cuando ya operaban 7 hoteles en la isla de Cancún. Sus playas eran enormes, sus habitantes pocos, sus visitantes gozaban de lo más novedoso que México ofertaba para los vacacionistas pero nunca se habló de cuando comenzó realmente la presencia humana por acá.

      La selva era la que dominaba, selva a la que los antiguos mayas estaban habituados y vivían en ella en sana comunión y, sobre todo, en sano respeto. No es de extrañarnos que en lo que fue el Hotel Sheraton, actual Westin, había una pequeña pirámide, la de Yamiluum, en donde se construyó el campo de golf Pok ta Pok había algunos vestigios; por el rumbo de Puerto Juarez se localizaba el sitio llamado El Meco y dentro de lo que hoy conocemos como Zona Hotelera, justo a un lado del Club Internacional estaba el sitio conocido como San Miguelito. 

   Y si hubo presencia maya en Cancún, claro es que luego vendría la presencia de los españoles, de ingleses y de cuanto extranjero vio las riquezas que la zona ofrecía, especialmente en maderas preciosas, chicle y palo de tinte. Así pues, el origen de Cancún va más allá de lo que una vez Fonatur imaginó.

    "En la década (sic) de 1800, John L. Stephens, viajero considerado uno de los primeros en difundir la arqueología maya en el mundo, menciona a Cancún en su libro "Incidentes del viaje a Yucatán, publicado en 1843; lo describe como una faja de tierra repleta de médanos y de algunos edificios de piedra que aun se ven. A fines de esa misma centuria parte e la política de población del presidente Porfirio Díaz  fue el otorgamiento en concesión de grandes extensiones de tierra para su deslinde y colonización. Una de ellas, entre las más grandes del país, fue la otorgada al empresario mexicano Faustino Martínez, quien en 1889, con su Compañía Colonizadoa de la Costa Oriental de Yucatán, se comprometió al desarrollo agrícola, deslinde y fraccionamiento de 723 250 hectáreas, lo que en el Quintana Roo actual sería desde Tulúm hasta Kantunilkín. En el año de 1896, el Banco de Londres y México adquirió las tierras de Martínez que, aunadas a las concesionadas al banco, representaron 20% de la superficie del actual estado de Quintana Roo

    "Con sede en la Hacienda de Santa María (hoy Leona Vicario), en estas tierras se extrajo palo de tinte, maderas preciosas, chicle, frutas; y para su comercialización se abrieron caminos y construyeron muelles. De esta gran empresa surgieron pueblos y ranchos que también atrajeron mano de obra nacional e internacional; chinos beliceños, españoles, cubanos y puertorriqueños. Los asentamientos más importantes eran, además de Santa María, Puerto Morelos, Yalkín (ubicado frente a isla Holbox), Playa del Carmen y Tulúm. La zona que hoy corresponde a Cancún continuaba prácticamente despoblad. Esta gran concesión permaneció en manos privadas hasta 1917 cuando el gobierno de Venustiano Carranza dio por terminado el contrato de 1889; al año siguiente, el gobierno federal tomó posesión oficial de lo que se denominó Colonia Santa María. Durante cinco años la Secretaría de Agricultura y Fomento retuvo la administración de dicha empresa y tras varios intentos por convertir a trabajadores y chicleros en pequeños propietarios, en 1923, por decreto del general Alvaro Obregón, se entregó nuevamente la concesión al Banco de Londres y México que la detentó hasta 1935, año en que esas tierras fueron repartidas a raíz de la política agraria emprendida por el general Lázaro Cárdenas, creándose varios poblados.

   "La hacienda Santa María, sede de la empresa, contó con ferrocarril de vía angosta que partía desde el sitio denominado El Diez, pasaba por el núcleo de la hacienda, se dirigía hacia el actual Puerto Morelos donde se llevaba a cabo la exportación de sus productos. El núcleo de la hacienda o casco estaba formado por diversas construcciones entre las que destacaba una casona señorial estilo inglés, de dos plantas, techo de cuatro aguas con otro superpuesto de lámina en dos aguas. Tenía amplios ventanales y puertas en los cuatro lados, corredores con postería que sostenían calados de madera con varillas que daban la apariencia de ser arcos trilobulados. Al frente tenía maceteros circulares con plantas de ornato, una cerca de vigas, y un pozo profundo del cual extraían agua por medio de una veleta. Contó con otra casa de menores proporciones para tareas de carácter administrativo y otra menor de ripio y cemento. Adicionalmente existieron numerosas casas para los trabajadores. Había dispersos en el núcleo de la hacienda diversos pozos y norias, bebederos para los animales. Contó también con un aserradero y numerosas carretas para conducir las trozas de madera.

La Compañía Colonizadora de la Costa Oriental de Yucatán.

   "Esta fue la compañía con mayor extensión de terreno en Quintana Roo. Su origen data del 28 de octubre de 1889, cuando la Secretaría de Fomento concesionó 241 083 hectáreas al empresario mexicano Faustino Martínez para desarrollo agrícola y colonización en terrenos ubicados en el oriente de la Península de Yucatán. En marzo de 1896, Martínez creó la Compañía Colonizadora de la Costa Oriental de Yucatán, y se comprometió a deslindar 723 250 hectáreas. En el Quintana Roo de hoy, este terreno abarcaría desde Tulúm hasta el norte del estado, incluido Kantunilín, prácticamente 20% de la superficie del Territorio.

   "A finales de 1909, el empresario Martínez traspasó la compañía al Banco de Londres y México, que conservó el nombre de la empresa y continuó con el arrendamiento de terrenos para la explotación de los recursos forestales  instalación de campamentos de trabajadores para extraer palo de tinte, maderas preciosas, chicle; a la venta de implementos y combustibles en esos campamentos y al desarrollo de una infraestructura que permitiera sacar la producción y comercializarla incluso fuera del país. Con el paso del tiempo esta compañía fue adquiriendo títulos de propiedad sobre estos terrenos, de forma tal que para 1923 estaba pendiente la expedición de títulos por poca más de 71 139 hectáreas.

   "La compañía tenía su sede en la hacienda de Santa María (parte de ella es hoy Leona Vicario). En sus primeros años la compañía basó sus actividades en tres campamentos: Yalkín, ubicado frente a la isla Holbox, que se dedicaba a la explotación del palo de tinte, con vías decauville que llegvaban la producción a Puerto Morelos, sitio que a la postre se conviritió en el puerto más importante de la empresa; anexo a éste se encontraban varios ranchos, el más importante era El Porvenir, rancho ganadero cerca de Cabo Catoche; el Meco, que originalmente se encontraba en la baía de Isla Mujeres -frente a la isla del mismo nombre- y que más tarde se trasladó más al sur, donde se explotaba el chicle; y San José y Buenaventura, que producían maíz, vainilla y tabaco. Hacia 1902 la compañía también sacaba sus productos por una playa localizada frente a la isla de Cozumel, a la que llamaron el Carmen; así nació Paya del Carmen.

   "En 1917 el gobierno de Venustiano Carranza dio por terminado el contrato original de 1889, al año siguiente el gobierno federal tomó posesión oficial de lo que denominó Colonia Santa María. Durante cinco años la Secretaría de Agricultura y Fomento retuvo la administración de dicha empresa y tras varios intentos por convertir a trabajadores y chicleros en pequeños propietarios, en 1923, por decreto del general Álvaro Obregón, se entregó nuevamente la concesión al Banco de Londres y México; a partir de ese momento la antigua Compañía Colonizadora de la Costa Oriental de Yucatán, se denominó: Compañía Colonia Santa María.

    "Con la política agraria emprendida por el general Lázaro Cárdenas, el Banco de Londrs y México traspasó al gobierno federal la Colonia Santa María, que quedó bajo la administración del Banco Nacional de Crédito Agrícola. Poco después se repartieron sus tierras. Los pueblos formados a partir de 1936 con los terrenos de la antigua Compañía Colonizadora de la Costa Oriental de Yucatán fueron los siguientes: Leona Vicario, con 63 840 ha; Puerto Morelos, 21 420 ha; Solferino, 18 440 ha: Tulúm, 9 660 ha; y Kantunilkín con 5 328 hectáreas". (3)

    Así pues, vemos que Cancún tiene un origen remoto, y un origen que nos liga más con México ya que aquí el sistema de Haciendas también fructificó, como lo fue en la propia Hacienda de Santa María, la de San José de las Vegas y la de San Buenaventura; sitios que más adelante veremos a detalle.






   Todas las fotografías del artículo las tomé recientemente en Cancún. En ella nos damos cuenta del explosivo crecimiento de la población, especialmente el demográfico que paso de 126 habitantes que se dice había en 1970, cuando la fundación, a poco más de un millón de habitantes en 2013. Cancún a tan solo 43 años de su creación, ha mantenido la tasa de crecimiento más alta del país, un 18% constante. Aunque habrá que analizar el mismo fenómeno en Playa del Carmen, otro sitio de altísimo crecimiento demográfico en menor tiempo.

Fuentes:

1.- Enciclopedia de Quintana Roo. Tomo  . pp

2.- Enciclopedia de Quintana Roo. Tomo  . pp

3.- Enciclopedia de Quintana Roo. Tomo 5. pp. 169-170.

No hay comentarios:

Publicar un comentario