martes, 15 de octubre de 2013

A propósito del 12 de Octubre: Una ligera idea de lo que era una Carabela.

 Han pasado más de 5 siglos, 521 años para ser precisos, luego de leer cosas como que si Cristobal Colón se llamaba así, eso era un "mensaje divino" en que Cristóbal, era el Christóforo, el "portador" y ese Colombo se refería a una "paloma" es decir, el Espíritu Santo, por lo tanto él era ese enviado. No doy la referencia porque no tengo el libro a la mano, pero cuando leí tan enfermiza idea opté por ir a fuentes menos fanáticas y más confiables. Han pasado varios años luego de leer semejante barbaridad y doy ahora con un libro que, al menos el capítulo referente al pasaje del Descubrimiento de América, se me ha hecho lo más sensato que, hasta ahora, he leído, te comparto una parte:

   "La Carabela primero fue usada por los portugueses y luego en Italia, ambos en el siglo XV. Marineros andaluces, de Hueva, la copiaron y así aparece la carabela andaluza, nombrada ya de esa forma hacia 1478. Su vida se prolongó en el Atlántico  hasta el siglo XVII en que se funde con el galeón, mejor artillado y dispuesto para el combate naval. el palo mayor culminaba en una gran cofa, no sólo utilizado por los vigías, sino también como baluarte desde el que se arrojaban objetos contundentes contra los buques enemigos, en caso de abordaje. Sus proporciones solían ser 3 a 1, es decir, tres veces de larga (eslora) por una de anchura (manga), aunque tiende a estilizarse en 4 a 1. El casco tenía pocas aberturas, no iba artillado como los galeones y además eso mejoraba la fortaleza de su estructura. Unos listones gruesos en horizontal y vertical afirmaban más la solidez al casco, actuando como contrafuertes, lo que le permitía sobrevivir a los embates de las olas atlánticas. Solía portar, sobre cubierta, dos embarcaciones menores: el batel y la chalupa. El primero era una barca grande de remos que, en los pasos difíciles o desconocidos iba por delante o bien, en ausencia de viento, remolcaba la carabela. la chalupa contaba con cuatro o cinco bancos de remos, se usaba para acercarse a la costa, pescar, etc.; en ocasiones, las carabelas llevaban otra barca, más pequeña aun, el chinchorro, con el mismo objeto que la chalupa.

   "Disponía de bodega que recibía diversas denominaciones según su uso: pañol de municiones, alimentos, herramientas (esencial pues el carpintero debía hacer reparaciones con frecuencia). Disponía de tres mástiles de proa a popa: el árbol de mesana, el mayor y el trinquete; aunque las hubo muy grandes (de hasta 300 toneladas) con cuatro o cinco. En proa sobresalía otro palo, muy inclinado, el bauprés, con una vela cuadrada. Para evitar del deterioro de las maderas de los mástiles y entenas, éstas iban forradas de cuero de ganado vacuno que en ocasiones servía, tras ser cocido, de alimento para la tripulación. Tanto el palo trinquete como el mayor llevaban dos velas cuadradas. En viajes largos la incomodidad era manifiesta: no había camarotes, salvo para el capitán y algún funcionario o personaje distinguido. Los oficiales sí disponían de una cámara, pequeña, para dormir y comer en común. La tripulación dormía en cubierta y las hamacas, traídas de América, no eran conocidas todavía. En proa se instalaba un hornillo, protegido del viento, donde se preparaba comida caliente, en caso de buen tiempo. Se solía embarcar carne salada, galletas (una especie de pan muy correoso que duraba semanas), garbanzos, aceite, etc. En vez de agua, cuya conservación era problemática, se prefería el vino: en general, la tripulación contaba con un mínimo de dos litros por día y hombre: el agua sólo se usaba los primeros días de navegación o cuando era posible hacer aguada en algún punto. Un grumete era el encargado de cantar las horas, merced a un reloj de arena: así se establecían los turnos. La principal misión de los marineros era, siguiendo las órdenes del capitán, izar o arriar las velas, para permitir la maniobra, tarea peligrosa con el mar vivo". (1)

El libro es en verdad interesante, si el tema de atrae, será otra opción que tengas, para conocer más detalles, no tanto del Descubrimiento de América, sino de la vida de Hernán Cortés. Si activas todos los enlaces que doy en esta transcripción te será más entendible la idea de la Carabela.

Fuente:

1.- Montoya de la Rica, Eduardo. Cortés Hernán. Grandes Biografías. Dastin Export Ediciones. Madrid, 2004. pp. 22-23.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada