sábado, 14 de diciembre de 2013

Cruces atriales de travesaño ladeado: Tres casos únicos.

   Estamos ante tres casos que se antojan únicos. Quizá hay más, pero sólo sé de estos tres sitios. El que vemos en la imagen corresponde a la cruz atrial del pueblo de San Pablo Huantepec, en el municipio de Jilotepec, Estado de México; zona evangelizada por los franciscanos. Es de llamar la atención cuan ladeado está el travesaño, parece ser una imperfección de la cantera pero, considerando que estos objetos fueron hechos dentro del concepto de sagrado, no se permitirían ningún tipo de fallas. Podemos argumentar que la cantera tenía una grieta, pero aun así no serían aceptadas. Alguna razón debe existir por la cual el travesaño está completamente ladeado.

   Segundo ejemplo, este es en el convento franciscano de San Martín Obispo en Alfajayuan, estado de Hidalgo. Obra terminada en 1586 en la que vemos su cruz atrial totalmente ladeada. Quizá el motivo por el cual presenta esta inclinación sea debido al "peso del sufrimiento experimentado por Jesús" durante su Pasión.

 Tercer ejemplo, esta cruz se ubica en el atrio del convento franciscano de Nuestra Señora de la Asunción en Tochimilco, estado de Puebla. Estando los casos ubicados en sitios construidos por los franciscanos, pienso que fue un estilo creado por ellos en algún periodo del siglo XVI, sabiendo que ellos desarrollaron las cruces pasionarias, igual lo hicieron con este tipo de diseños con el objetivo de hacer aun más notorio el mensaje de sufrimiento y redención.

   Pero, como lo habíamos visto en un recorrido por los pueblos de Tepeji del Río, allá encontramos otra variante a la Cruz Atrial: la ladeada. Estando allá me comentaron que de acuerdo a la tradición, cuando la cruz fue terminada, esta estaba en perfecto equilibrio, pero que una vez colocada se ladeó. Cuando fue sustituida por otra ocurrió de nuevo lo mismo, quedando latente el mensaje que esa era la forma en que la Cruz se quería manifestar.

   La imagen anterior corresponde al templo de Santa Ana Atzcapotzaltongo, la que ahora vemos es del pueblo de San Idelfonso, ambos en el municipio de Tepeji del Río, estado de Hidalgo. Lo que expongo de que la razón sea el peso del sufrimiento es una apreciación personal, otra razón no encuentro y de lo leído ningún autor o crítico de arte anota esta particularidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada