viernes, 13 de diciembre de 2013

El Camino Real de Tierra Adentro en su paso por Nuevo México.

  Para quienes son nuevos en El Bable, y para quienes no lo recuerdan, cada año, en las últimas semanas nos permitimos una licencia: la de publicar cosas que no son de México pero que, de algún modo se vuelven interesantes y encajan perfectamente en el lema que aquí tenemos, eso de "el pasado perfecto del futuro incierto, del verbo vivir". Lo de hoy refiere a eso y refiere una zona que, en algún tiempo, (1598-1821) formó parte más que de México, de la Nueva España, es decir, de la Corona española, y unos años a México (1821-1848) y llevó directamente el nombre que nosotros tenemos como nación pero con el añadido de ser Nuevo. Efectivamente, el Nuevo México. (En la imagen: San Lorenzo de los Picuris, Nuevo México)

  Y si hay un Nuevo México, quiere decir que hay un Viejo México, eso lo delimitó el Río Grande del Norte cuyas tierras "a partir de la otra banda" se consideraron como nuevas o del nuevo territorio. Los españoles llegan a México en 1519, para 1521 se da la conquista, vendrían luego los descubrimientos de la "terra ignota", esa región casi mítica llamada de "Tierra Adentro". En buena medida el término tierra adentro delimitaba la frontera norte de México, primero llegó por los rumbos de Cuautitlán, luego hasta Jilotepec, más adelante a Querétaro y San Felipe, luego del descubrimiento de las minas, tierra adentro quedaba ya por Zacatecas. (Misión de Nuestra Señora de la Asunción Zía).

  En buena medida el territorio de tierra adentro atraía a los españoles que pensaban encontrar allí las fantásticas riquezas que la literatura medieval había recreado. Fue primero por un desastre, ocurrido a Alvar Nuñez Cabeza de Vaca que en su idea de descubrir la fuente de la eterna juventud, luego de naufragar entra en lo que hoy es Nueva Orleans y tendrá una de las aventuras más increíbles ocurridas en el siglo XVI, durante 8 años (1528-1536) vaga por la región y regresa a México por Culiacán, relatando sus vivencias y creando la idea de haber visto otra ciudad mítica, otra creada incluso antes del medioevo. (Misión de San Miguel en Socorro, Nuevo México).

  Ese relato era el de la existencia de El Dorado, otra leyenda medieval, así como de las ciudades de Qviria y Cíbola, el cual fue tan elocuente que provocó uno de los pasajes más curiosos en la historia de Nueva España del siglo XVI, cuando fray Marcos de Niza encabezó la expedición evangelizadora a tan míticas latitudes y al final exageró tanto en su relato que provocó severos problemas entre los gobernantes, como quiera, las expediciones hacia el norte eran más motivadas con estas exageraciones. (Misión de la Purísima en Socorro, Texas).

  Y sucede que un mestizo, hijo de un acaudalado criollo que, además casó con una descendiente del emperador Moctezuma, Juan de Oñate, "el Mozo", nacido en Zacatecas en 1549, participó en el descubrimiento de varias minas, la mayoría de ellas en el actual San Luis Potosí, luego encabezaría la expedición para conquistar los territorios del norte anteriormente descubiertos por otros personajes. Es así como en 1598 inicia la travesía. (San Elizario, Texas).

  El 30 de abril de 1598 toma posesión del punto conocido como el Paso del Río Grande del Norte que, a la larga, comprimiría su nombre a Paso del Norte, es de ese modo que inicia la redención de todos los territorios del que denominó como el Nuevo México. Con esto nos damos cuenta de la idea reinante de la época, en la que, apenas 77 años antes, en 1521 se había ya adherido a la Corona una Nueva España, ahora lo hacía un Nuevo México, es decir, una sed enorme por descubrir territorios y apoderarse de sus riquezas. (Misión de San Gregorio Abó, Nuevo México).

   Y llegaría este Oñate, el Mozo, a finales de junio de 1598 a una población indígena llamada Caypa a la cual puso por nombre San Juan de los Caballeros, asentando allí la primera capital de Nuevo México y conectándose hasta allá, al poco tiempo, el Camino Real de Tierra Adentro. Pero ocurriría que, al poco, Oñate se lanza a otra aventura, buscando hacer realidad otra leyenda medieval, la del Estrecho de Anián. (Capilla de San Miguel en Santa Fe, Nuevo México)

  La historia de Oñate continua, te recomiendo leerla, sólo ten cuidado pues hay cuatro Oñates, dos Cristóbal y dos Juan, el personaje que ahora nos interesa es Juan de Oñate, y para identificarlo mejor se le agrega "el Mozo",  él quedará ligado a la herencia ibérica en los Estados Unidos pues incursionó hasta Okahoma y Kansas. (La misión de Acoma antes de su restauración, Nuevo México)

   Pero como nuestro interés está en los vestigios a la vera del Camino Real de Tierra Adentro, me dí a la tarea de buscar y seleccionar algunas imágenes de templos construidos bajo la dirección de sacerdotes europeos, algunos de ellos franciscanos, otros seglares, y en las cuales lo que estamos viendo es un estilo totalmente distinto al genérico de Nueva España, aquí el barroco no llegó, seguramente por los rigores del clima y por la lejanía de la influencia que emanaba de la capital: la ciudad de México. (Misión de San Esteban del Rey, en Acoma, Nuevo México).

   El barroco llegó, lo más norte, hasta Cihuahua, se manifiesta en la Catedral de la Santa Cruz, más al norte comienza el desierto y las construcciones se vuelven de adobe, (una curiosidad la palabra adobe viene el árabe, (Del ár. hisp. aṭṭúb, este del ár. clás. ṭūb, y este del egipcio ḏbt), y por consiguiente eso que hacemos en México de adobar la carne, tiene una relación. Y la pregunta surge, al ver las manifestaciones arquitectónicas de esta región conocida como los Pueblo, ¿quién influenció a quien? creo que esta es la manifestación más grande de mimetismo o, mejor dicho, sincretismo o mestizaje que se dio en el Nuevo Mundo, al 50/50. (Misión de San José de Gracia en Las Trampas, Nuevo México).

   Todas las fotografías las tomé de la red, me llevó un poco de tiempo hacerlo, y no tuve la precaución de anotar la fuente. Agradezco a cada uno de los que las subieron y espero no ofender a sus derechos de autor. Si te quieres empapar más en el tema, aquí hay algo sobre las ancestrales costumbres de uno de sus Pueblos, los Zía. (Misión de San Francisco de Asís en Taos, Nuevo México).

 Misión de Abiqui, Nuevo México.

Misión Ysleta, El Paso, Texas.

San Agustín Isleta, Nuevo México.

Misión de Nuestra Señora de los Angeles de la Porciúncula de los Pecos, Nuevo México.

Misión de Nuestra Señora de la Purísima Concepción de Quari, Nuevo México.

San Buenaventura Cochiti, Nuevo México.

San Ildefonso, Nuevo México.

San Ysidro Corrales, Nuevo México.

San Buenaventura de Humanas, Nuevo México.

San José de los Jemez, Nuevo México.

San José de la Laguna, Nuevo México.

Misión Santa Ana, Nuevo México.

Misión Pueblo Zuni, Nuevo México.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada