domingo, 7 de diciembre de 2014

El que fuera el Convento más grande de Nueva España: El Convento Grande de San Francisco.

    Se antoja increíble, pero así fue. Esto que vemos es lo que queda de la fachada del templo de San Francisco. El primer cuerpo, del lado izquierdo es la parte exterior del frente, es decir, el altar, de la que fuera una de las once capillas que existía en el recinto franciscano, en el Convento "Grande" de San Francisco, como se le llamaba en la época. Se alcanza a ver algo amarillo en el cuerpo central, esa era la parte norte del templo, en donde no existía torre. Alcanzamos a ver lo que fue la ventana del coro, y en la parte derecha, al fondo, esa era la base de la torre. En la actualidad todo el espacio está cerrado, aunque allí se le llama "El Claustro de San Francisco", no era allí el claustro propiamente.

   Creo que en esta toma se aprecia mejor lo que fue la fachada. Tenemos entonces que esta parte, que veía al Poniente, era el acceso principal al templo. Ahora, luego de muchos años logro entender por qué este recinto no presenta en la actualidad lo que normalmente vemos en todo templo y se entra por la puerta lateral, la que da al norte. Esto es debido a que, luego de la proclamación de las Leyes de Reforma y la exclaustración de los franciscanos, que fueron los primeros en ser, digamos que, "atacados", el piquete, los contratados por el ayuntamiento de la ciudad de México, sin clemencia alguna derribaron el recinto, todo lo que pudieron. Hubo especial cizaña hacia este convento, al de Santo Domingo y al templo de San Andrés por parte de las autoridades, los dos primeros por ser los más poderosos, el tercero por ser allí el lugar en donde descansó el cuerpo de Maximiliano antes de salir rumbo a Europa. 

   Lo complicado de este templo está en que, en la actualidad para acceder a él entramos por una de las capillas que allí había, era la de Nuestra Señora de la Balbanera. Seguramente estoy escribiendo mal ese nombre, no acabo de encontrar aun la forma correcta de escribirlo, en algunos sitios argentinos y españoles se anota Valvanera, en otros como Balvanera. Esta advocación mariana es la patrona de la Comunidad Autónoma de La Rioja y fueron españoles llegados de allí que introdujeron su culto. No habrá que confundirnos con el templo del ex convento de Balvanera, por la calle de Uruguay ¿O El Salvador? hacia la parte oriente del Zócalo.

   Esta capilla, cuya cúpula la vemos en la toma, fue construida anexa al templo de San Francisco, luego de la demolición de buena parte del convento quedó como único acceso al Templo, razón por la cual me confundía tanto al no ver las espléndidas portadas barrocas que ese tipo de templos tienen, más aun tratándose de uno de los más importantes que hubo en la Nueva España. Pero, para acrecentar un poco más la confusión esto es lo que vemos al entrar en la Capilla de Nuestra Señora de Balbanera.

   En el muro que divide el templo de San Francisco de la Capilla de Balvanera, existe esta puerta cegada, que tal vez era otra capilla, una de las que formaba parte de las estaciones, lo digo por la escena que apare arriba, en donde se ve a Jesús cargando la cruz.

   Y esta es la actual entrada al Templo, que era la portada lateral norte cuando se construyó. El adosamiento posterior de la Capilla es la que crea esa confusión al ingresar en el recinto.

   La capilla de Balvanera ya no es tal, ahora es la Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe. Fueron once, dicen unos autores, otros hablan de 7, las capillas que hubo en el Convento "Grande" de San Francisco, yo llegué a contar diez: 1.- La de los Servitas, 2.- La del Tercer Orden, 3.- La de Aranzázu, 4.- La del Señor de Burgos, 5.- La de Nuestra Señora de los Dolores, 6.- La de San Antonio, 7.- La del Calvario (no confundirla con la del Calvario que había por la actual Glorieta del Caballito), que era interior; 8.- La de San Diego de Alcalá. 9.- La Balvanera (única que sobrevive como tal, pues la que fue la de San Antonio es actualmente una librería del FCE.), 10.- La Santa Escuela). Las puedes ver a detalle aquí

   "Al arribar los 12 frailes franciscanos, reciben un solar cercano a la Plaza Mayor, justo enfrente del gran Teocalli de Huitzilopochtli. Allí edifican un modesto aposento, se instalan en él y fundan la primera casa de la orden franciscana en México. Este alojamiento es provisional, mientras los frailes edifican su convento e iglesia en un gran terreno cedido para ello, que ocupaba poco menos de cuatro manzanas por el rumbo de la Alameda".

   "El gran convento de San  Francisco hecho a expensas de Hernán Cortés, se empezó el año de 1524, y para septiembre de 1525 ya estaba en condiciones de ser habitado, por lo que los monjes se mudaron a él. Los primeros edificios dedicados al culto en la ciudad fueron la capilla abierta de San José de los Naturales, obra de fray Pedro de Gante y la modesta capilla construida por los franciscanos en la esquina nordeste del vasto solar. Contando con un amplio terreno y suficientes recursos económicos, los frailes franciscanos transformaron estas modestas instalaciones en uno de los más grandes y suntuosos conventos de la Nueva España, el que por desgracia fue derrumbado a mediados del siglo XIX. Del derrumbe se salvaron la capilla de Balvanera y el gran templo.

   "La primera iglesia conventual de San Francisco fue consagrada el 21 de septiembre de 1525. Durante 200 años a partir de esa fecha se sucedieron una serie de demoliciones, reemplazos y modificaciones hasta que la iglesia quedó como actualmente la vemos; su planta en cruz latina, techumbre abovedada y, sobre el presbiterio, cúpula octogonal con esbelta linternilla, sus retablos y decorado interior son de estilo necolásico". (1)

   El texto que acabamos de leer es de la pluma de Toussaint, y menciona algo digno de un punto y aparte, y quizá esa sea la razón por la cual se dice que hubo 11 capillas dentro del convento: la de San José de Naturales, obra de fray Pedro de Gante, de la cual tenemos toda su historia aquí, bajo el nombre de San José de Belén de Naturales. Lo que vemos en la toma es otra advocación mariana, quizá no del todo conocida, se trata de la Virgen de la Macana.

   Es por demás notorio el hundimiento del Templo de San Francisco, cuando fue construido estaba a nivel del suelo, en la actualidad son al menos dos metros los que se ha sumido. Esta que es la entrada actual a lo que queda del recinto franciscano, algunos la consideran como la principal, y lo es hoy día, pero en los tiempos en que el convento funcionaba no lo era, pues el acceso principal lo era por la calle de San Juan de Letrán, esa que conocemos en la actualidad como Eje Central Lázaro Cárdenas. En el lado izquierdo se levantaba la capilla de Aranzázu.

   De Aranzázu no queda nada, creo que ni el recuerdo, pues al ser demolida el terreno fue adquirido por el propietario de un circo, y en lo que fuera el templo de San Francisco se instalaron los corrales de ese circo. La historia de lo que ocurrió luego de las Leyes de Reforma es un poco cruel desde el punto de vista de pérdida patrimonial, de arte, documental, de bibliotecas, pinturas, esculturas; y ocurrió algo, tres décadas antes de la exclaustración que igual afectó al inmueble. La fotografía que ahora vemos corresponde a la fachada de la que fuera la Capilla del Señor de Burgos, la siguiente es la fachada del Templo Metodista de la Santísima Trinidad, localizado en la actual calle de Gante, acceso a lo que fuera el claustro del Convento "Grande" de San Francisco.

      "Las frecuentes inundaciones que padecía la ciudad de México en aquellos tiempos volvieron a afectar notablemente el templo mayor de San Francisco, por lo que hubo necesidad de renovarlos, parcialmente, el año de 1834. La iglesia fue de nuevo consagrada por el Señor Belaunzarán en 1835. En efecto, la iglesia se había inundado completamente quedando destruidos o por lo menos muy maltratados el pavimento y no pocos altares. El pueblo de México contribuyó generosamente, como acostumbra, a estas obras". Seguiría luego una acusación hacia los frailes franciscanos, pues "el día 17 de septiembre, de 1856, los frailes fueron sacados de su convento, a las 12 de la noche, llevados al Colegio de Tlatelolco. ¿Qué motivo hubo para tan violenta mutación? Alguien fingió que los frailes tramaban un pronunciamiento, cuya dirección se verificaría en el mismo monasterios". (2) Esta acción serviría para comenzar la demolición.

   "... el convento e San Francisco sufrió una transformación y así fue abierta la calle de la Providencia. El convento fue reducido a una cuarta parte de lo que antes fuera: tres dormitorios pequeños en los cuales sólo quedaron 20 celdas, la Biblioteca, el antecoro, y algunas celdas en el departamento de novicios, departamento que era entresolado. El claustro principal, la sacristía, un pequeño jardín contiguo a éste, la celda del P. Sacristán, y un pequeño tránsito y dormitorio inmediato a esta celda. He aquí lo que se redujo el convento de San Francisco". (2)

   El convento sería dividido en nueve lotes que se pusieron a la venta el 27 de mayo de 1861, "...un mes antes, poco más o menos, el templo principal fue totalmente desmantelado y parte del convento echado por tierra. Años más tarde, el circo Chiarini fue instalado en el mayor de los claustros del arruinado monasterio, y la iglesia profanada, al ser convertida en caballeriza del mismo centro de espectáculos. Don Matías Romero, anhelando establecer e implantar a los "hermanos separados" en México, vendió, en 1868, el local de la iglesia a una confesión de este género, los "episcopales", que se encargaron de despojar la fachada norte o de Valvanera de toda imagen o estatua, sin perdonar el tablero de la Estigmatización.

   "El claustro principal fue adquirido, más tare, por hermanos Metodistas, que establecieron allí su templo de la Santísima Trinidad. volviendo al profanado templo de San Francisco, recordemos que en 1868 lo adquirió el pastor Mr. Riley. Un año más tarde se organizó en México "la iglesia de Jesús en México" con el propósito de crear un culto mazárabe protestante que, como era previsible, no satisfizo a nadie. A consecuencia de este fracaso, Mr. Riley puso en venta dicho templo. Aprovechó la oferta el P. Larrazagartundúa, de la Compañía de Jesús". Vendría luego la solicitud de los padres franciscanos para comprar y recuperar el templo, pero fue a los jesuitas a quienes se les otorgó, "... fue consagrado entonces al Sacratísimo Corazón de Jesús, el 21 de Junio de 1895".

   "Dos años más tarde se verificó otro faustísimo acontecimiento: la dedicación del Templo Expiatorio Nacional de san Felipe de Jesús, en los predios que antiguamente ocupara la Capilla de Nuestra Señora de Aranzázu. La iniciativa, la adquisición del terreno y la construcción de este nuevo templo se debió al dinamismo del Ilmo. Sr. Aba de la Colegiata de Guadalupe, don Antonio Plancarte Labastida." Y ocurrió que para el 12 de mayo de 1949, los padres jesuitas entregaron la iglesia que habían consagrado al Corazón de Jesús a los padres franciscanos y ésta volvió a tomar su nombre y fue dedicada nuevamente a San Francisco. Vendría luego un largo trabajo de restauración, los retablos fueron hechos para 1953. "El retablo actual se inspiró en el que dibujó el grabador mayor de la Real Casa de Moneda, don Gerónimo Gil en 1782 en estilo neoclásico que sustituye al barroco de 1716." (3)

   En nuestros días esto es lo que queda del que fura el Convento Grande de San Francisco...

   El cual, en sus momentos de esplendor, era así... como lo vemos en este grabado de la época.

  Y esto es a lo que se redujo tan magno espacio.. ¿triste? ¿lamentable? ¿deplorable? no lo sé, pero eso fue lo que ocurrió.

   Aquí alcanzamos a ver la pared que sobrevive, que lucha por sobrevivir, que fuera parte de una sección del convento en donde había, quizá una escuela o, tal vez unas celdas. Notamos la pared recubierta de tezontle, los marcos de cantera de las ventanas y las columnas de soporte entre ellas.

    Esta era la calle de San Juan de Letrán, actual Eje Central, al fondo vemos la Torre Latinoamericana, el primer edificio que vemos, con su cúpula era la Capilla de San Antonio, de uno al otro, ese era todo el frente principal, orientado hacia el Poniente, del Convento Grande de San Francisco.

    En donde está la Torre Latino, es el sitio en donde se encontraba una de las once capillas del convento.


Así era, del lado izquierdo, arriba, vemos lo que hoy es el Andador Madero, en la parte baja el Eje Central, del lado derecho la Calle Venustiano Carranza. De todo eso, solo queda: 1.- la capilla de San Antonio, actual librería. 2.- el Templo de San Francisco y Capilla de Guadalupe. 3.- uno de los seis claustros, actual Templo Metodista.

   Lo demás fue, simplemente, derruido...

Así era...

   A manera de encore:  "...y también lamentó la desaparición de una cruz en el Distrito Federal que daba la bienvenida a la capital, pues era de las más grandes. “Era del ex convento de San Francisco, estaba hecha de un ciprés de Chapultepec y se veía a la entrada de la ciudad. Del convento hoy sólo tenemos la nave de la iglesia pues anteriormente el terreno se expropió y fragmentó, después se abrieron las calles 16 de septiembre y Venustiano Carranza”, comentó. Además dijo, que la pastelería Ideal conserva muros originales del dicho convento, que una de sus capillas ahora es una iglesia episcopal y en lo que antes era el huerto, hoy luce la Torre Latinoamericana". (4)

Así fue...

Fuentes:

1.- Toussaint. A. Resumen gráfico de la historia del arte en México. Ediciones G. Gili. México, 1986. pp. 69-72

2.- Malo, Luis. Recuerdos del claustro. México, 1877. Citado en Morales, Francisco. Templo y convento grande de San Francisco de México. Cuadernos Franciscanos 2. México, 2009. pp.11-12

3.- Morales, Francisco. Templo y convento grande de San Francisco de México. Cuadernos Franciscanos 2. México, 2009

4.- Paz Avendaño, Reyna. Sólo se conservan 18 cruces atriales de conventos coloniales del altiplano central. Artículo publicado el 5 de mayo de 2014 en La Crónica de Hoy.

5 comentarios:

  1. De verdad excelente aporte, en serio te agradezco que te hayas tomado la molestia de compartir tan importante información y me gustaría preguntarte, si no es de mucha molestia, de donde sacaste las litografias del convento?, por que por más que busco y busco en internet no aparece mucho jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del libro de De la Maza, La Ciudad de México en el siglo XVIII. También las hay en la Historia del Distrito Federal, publicada a finales del siglo XIX, las hay también en el México monumental, con litografías de Casimiro Castro, casi todo lo tiene digitalizado la Universidad Autónoma de Nuevo León, es cosa de buscar con los títulos correctos y los encuentras.

      Eliminar
  2. Una de tantas atrocidades peroetradas por el nefasto gobierno de Juárez

    ResponderEliminar
  3. TENGO UN TESTAMENTO ORIGINAL DEL AÑO DE 1606 DEL SEÑOR ALONSO XIMENEZ EN EL CUAL EL PIDIÓ SER ENTERRADO EN EL PANTEÓN DE ESTE MONASTERIO, HE ESTADO INVESTIGANDO, PERO NO ENCUENTRO NADA QUE HABLE DE EL PANTEÓN,

    ResponderEliminar
  4. El panteón se encontraba ubicado en la parte trasera de la iglesia, actualmente estaría sobre la que ahora conocemos como calle de Gante, frente a la Iglesia Metodista que se ha mencionado en el artículo, aunque según tengo entendido, únicamente los frailes del convento eran enterrados ahí.
    Saludos :)

    ResponderEliminar