sábado, 30 de mayo de 2015

El extraño puente de Buenavista, en Tlatelolco, ciudad de México.

   Andábamos aquella vez, un poco perdidos por Tlatelolco, me preguntaba cómo será la vida en un conglomerado social de algo así (tengo entendido) de 300 mil personas, no me lo puedo imaginar. Deben ser cientos de historias las que allí se tejen; la más sobresaliente, es decir, aquella con la que la gran mayoría asocia a la zona: el 2 de Octubre de 1968. Pero como a mi ese año del 68 fue representativo en lo que refiere a las Olimpiadas, lo que sucedió días antes de comenzar los Juegos Olímpicos, la verdad no llamó mi atención y, difícilmente, las ideas rojas en ese tiempo en el que comenzaba mi adolescencia no era precisamente algo que me atrajera. En cambio la zona me atrajo por el concepto de modernidad que encerraba cuando fue inaugurado el conjunto habitacional y, más aun, cuando veía la infinidad de películas en blanco y negro en donde reflejaban no Tlatelolco, sino la zona de vías de lo que eran los patios de maniobra de la estación ferrocarrilera más importante del país: Buenavista.

   Fue el 20 de enero de 1873 cuando este rumbo de la ciudad entraría a la modernidad de la época al ponerse en operación el más nuevo sistema de comunicación terrestre existente en el mundo: el ferrocarril. Sería aquí el punto de partida del tren a Veracruz.  Se le llamó Buenavista por ser estos los terrenos del conde de tal nombre, cuya casa grande (palacio) es la actual sede del Museo de San Carlos. Buenavista se convertiría en el punto de partida, además del Ferrocarril Central Mexicano en la época porfiriana, se dice que era allí la puerta de entrada a la ciudad de México, cuando las cinco estaciones de trenes de la ciudad, Buenavista era la más importante.

  "La antigua estación del FF.CC. mexicano fue demolida completamente en 1958, para ser reconstruida unos 500 metros más al norte, donde, algunos años más tarde, nacería el Conjunto Urbano Nonoalco Tlatelolco. Tres años después de haberse demolido la antigua estación, durante el mandato del presidente Adolfo López Mateos se construyó una nueva estación de doce vías y seis andenes, la estación de Buenavista como tal. El nombre le fue dado por la colonia en la que se ubica: Buenavista". (Wikipedia.)

  Llegué a la zona en busca del templo de San Miguel, ojo, hay una Parroquia de San Miguel Arcángel en el centro histórico, y este es el templo de San Miguel (creo también tiene la categoría de parroquia), di con ella está justo frente a la torre de Banobras, el triángulo que se volvió símbolo de Tlatelolco pero con la mala suerte que es de las que cierra cuando no hay oficio así que no pude verla por dentro, tengo entendido que su antigüedad queda manifiesta al ver la techumbre de tipo artesón. 

  Justo a un lado del templo hay un gigantesco corralón de vehículos infraccionados y detenidos, aquello se vuelve un nudo y no hay modo de cruzar hacia la estación, que ahora es la del Ferrocarril Suburbano a Cuautitlán, a no ser por un puente peatronal de lo más extraño que hay, pensé dos veces si era conveniente o no que lo cruzara, noté que hay poco movimiento de gente por allí, pero al fin movimiento y decidí cruzarlo. Esto fue lo que vi por allí.







  Muchas son las escenas en películas mexicanas de la "Época de Oro" que se han filmado por ese rumbo, creo que una de ellas fue Los Olvidados, otra Del brazo y por la calle... el tema cinematográfico se vuelve de lo más interesante, te recomiendo leer esto; y esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario