jueves, 5 de enero de 2017

La casa de las Ajaracas

   Tengo por costumbre cambiar la portada de mi cuenta en Facebook, tanto la personal como la de El Bable, luego del aniversario de éste espacio; es por eso que me planteo en los primeros días del año cuál será la imagen que utilizaré, una toma que logre en algún lugar que identifique la temática que desarrollo. En el personal decidí mostrar una parte que me parece sumamente bella de la Sierra de Codornices y ahora, que ando una vez más por las calles de la ciudad de México tengo, entre otros varios objetivos, el de encontrar una escena que sea la adecuada.

   Tenía la idea de encontrar algo en el templo de Santo Domingo, algo asociado a la Inquisición, pues había la costumbre de colocar los nombres de los condenados en un determinado lugar, fui al templo y no encontré rastro alguno de ese espacio. Así que seguí viendo por ahí, en el Centro Histórico, algo que pudiera identificar a El Bable durante este 2017, dado que, el año anterior la imagen fue la caja en donde se trasladó, desde Roma, el coposanto de San Hermión que fue depositado en Lagos, Jalisco.

   Así que, andando por la calle República de Guatemala, a espaldas de la Catedral Metropolitana, entramos (en plural pues andaba con una muy estimada amiga) al Centro Cultural de España en México, ahí, en el sótano, se exhiben los impresionantes vestigios del Calmécac... pero... la imagen va en forma vertical... necesito una horizontal... sigo en su búsqueda... salimos del lugar y caminamos por la calle en dirección oriente, descubro un Libro de los Siete Sellos en la pared norte de la capilla trasera de la Catedral, vuelvo a ver el altar de Ánimas sobre la calle en uno de los muros del mismo recinto, caminamos un poco más...

   Pasamos frente a la Casa de la Sirena, en donde hay un Restaurante que lleva ese nombre pues en lo alto de la construcción el decorado remata precisamente con sendas sirenas, una a cada lado; desconozco si son originales o un añadido para coordinar el nombre del lugar con lo que identifica al edificio.... y llegamos a la Casa de las Ajaracas... soy sincero, nunca la había visto, creo estaba cubierta pues durante varios años fue intervenida -supongo- o al menos cubierta. Me sorprende, me llama la atención todas las alegorías que en la fachada se desarrollan...

  Aljaraca es palabra árabe, es un decorado que floreció allá en Europa por el siglo XV, y que, como reminiscencia de la Edad Media, se adoptó en algunas construcciones del XVI novohispano. El Diccionario Arquitectónico lo define así: "s.f. Ornamento en forma de lazos o listones, derivados de la arquitectura árabe, trabajado en estuco esgrafiado sobre los paramentos de los muros". Creo son varias casas que comparten el nombre, por distintos rumbos, unas en el Centro Histórico, otras en Coyoacán.

  En la casa se ha instalado, luego de haber sido recuperada la casa... aclaro, la mitad de la casa, como Museo Archivo de la Fotografía, lamentablemente llegamos justo 10 minutos antes de que cerraran así que no pudimos ver nada, pero sí admirar su fachada. La historia del lugar es algo triste, de esas historias que por estar envueltas en el manto de la corrupción, tema al que nos hemos vuelto prácticamente inmunes (por desgracia) en este país del que somos ciudadanos y de que es tan tuyo como mío y que, ahora nos damos cuenta de que ni es tuyo ni es mio pues nos lo han arrebatado, desde hace tiempo, por ciertas pri-sioneras manos... por decir y que nadie sabe para donde va, y no sabemos, en consecuencia, para donde vamos.

  Esa historia triste yo no te la contaré, pero la puedes leer aquí, te recomiendo lo hagas para que agregues una cuenta más, una bolita más, al enorme rosario de corruptelas en las que [lamentablemente] estamos inmersos. Algo más sobre esta estupenda construcción la puedes ver aquí. Lo importante {para mis intereses} es que hemos dado con la imagen, esa que me mostrará por la red que participo, a lo largo de este año que con fastidio ya cargamos a cuestas... y apenas comienza.

 Esta es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada