jueves, 20 de abril de 2017

Neogótico mexicano: el templo del Santo Niño de la Paz, CDMX.

  Caminaba junto con una amiga por el centro histórico de la CDMX cuando, al pasar por el acceso a un monumental estacionamiento (la monumentalidad es debido a que era de varios pisos) vimos algunas fotografías de época en las que se mostraba lo que fue el Paseo de la Reforma, en una de ellas (la que sigue) se veía una parte de la Colonia Juárez en la que, al poniente sobresalía una torre, una aguja que indicaba alguna construcción netamente porfiriana, a los dos días que iba en el autobús por la mencionada avenida, luego de la glorieta de la Columna, note una aguja al fondo, pensé se trataba del edificio de la fotografía, pedí la parada y fui hacia allá.

  Fue de ese modo que descubrí una iglesia católica de estilo neogótico que actualmente está escondida entre los enormes edificios del Paseo de la Reforma. La interesante construcción fue levantada por la señora Catalina Escandón (quizá hija.. o nieta, de Antonio Escandón) y no fue hasta 1930 que se concluyó la obra.

  Algo de la historia del lugar la puedes leer en este enlace. Y con las imágenes que logré, te darás una idea de lo que es el lugar en la actualidad. Se localiza en la calle Praga, No. 11. Para que sepas dónde bajarte del autobús, verás la tienda La Europea, en la planta baja de un gran edificio sobre Reforma, la calle anterior es Praga, y a 50 metros está el lugar, en la acera poniente.
















miércoles, 19 de abril de 2017

La exposición Nacimientos. Arte y tradición popular. Palacio de Iturbide.

  Al comenzar este 2017, tuve la oportunidad de ir a la ahora llamada CDMX; caminar por el Centro Histórico me es indispensable hacerlo en cada visita y esta vez no fue la excepción. En Madero, donde se levanta el Palacio de Iturbide, aquella casa que por sus características arquitectónicas se le ha nombrado como palacio, y que por haber sido prestada al Primer Emperador de México adquirió su apellido, fue en realidad no del efímero Emperador, sino de un acaudalado hacendado, el marqués de Jaral de Berrio. Ahí regularmente hay excepcionales exposiciones la que esa vez se realizaba era la de Nacimientos: Arte y tradición popular. Y esto es lo que ahí vi.

  "Uno de los eventos más importantes para el mundo cristiano es el nacimiento de Jesús, por lo que ha sido motivo de representación en pinturas y bajos relieves de tipo devocional, los cuales se remontan a los primeros siglos de nuestra era. Esta celebración tiene su origen durante la segunda mitad del siglo III y primer cuarto del siglo IV, cuando importantes teólogos se reunieron en asamblea y determinaron como el día del Christus Dei el 25 de diciembre, fecha en la que se hacen coincidir este acontecimiento con las tradiciones de cultos paganos y las celebraciones romanas; es en el papado de Julio I, a iniciativas de San Cirilo, obispo de Jerusalén, que se confirma esta fecha.

  "La costumbre de recrear el nacimiento de Jesús como una representación personificada alrededor del pesebre de Belén, tal y como lo relata el evangelio de San Lucas (2, 1-20), data del siglo XIII.

  "Es a San Francisco de Asís a quien se le atribuye en el año de 1223, la escenificación en vivo del primer nacimiento en la cueva de Greccio, en Umbria, para conmemorar la Natividad de Jesús con la autorización del Papa Honorio III. Dicho evento cobra gran importancia y rápidamente se extiende al resto de la región que hoy constituye Italia.

  "Con el tiempo en la escenficiación se sustituyó a los personajes reales por tallas de madera policromada de tamaño natural, pero es hacia la segunda mitad del siglo XVII, y en particular durante el XVIII, que alcanzan su mayor apogeo en toda Europa. Entre los nacimientos destacan los de factura napolitana y es en España en donde se le da el nombre de Belén. El hecho de que fuesen principalmente de tamaño real hacía que su instalación se llevara a cabo en las iglesias, conventos y palacios en donde recibían la visita de los fieles en Navidad seguida de gran entusiasmo y devoción. 

  "Este hecho propició el deseo del pueblo de instalar en sus casas belenes semejantes  a los expuestos en las iglesias, lo que, por carácter intimista y devocional, sumado a la menor disposición de espacio, obligó a la reducción de las figuras y a la variedad en el uso de materiales para su elaboración, dando lugar a una tradición artística y artesanal sin límites.

  "Con la conquista del Nuevo Mundo esta tradición viajó con las primeras órdenes de religiosos encargados de la evangelización, sabemos que fue fray Pedro de Gante celebró el nacimiento de Jesús hacia el año de 1528, al preparar cantos y rezos para los indígenas, a quienes hizo venir de diversas regiones.

  "Estas celebraciones tornaron rápidamente en una tradición que rebasa su carácter evangelizador estableciéndose como costumbre entre los novohispanos durante las fiestas decembrinas y que prevalece hasta nuestros días.

  "Así, la represetnación del nacimiento de Jesús se convierte en una maravillosa obsesión para las manos artesanas, la riqueza de la gran diversidad cultural de los pueblos se refleja en su imaginario y en la infinita posibilidad de expresión en la creación de nacimientos elaborados por los Grandes Maestros del Arte Popular Mexicanos y de Iberoamérica". (1)

















Fuente:

1.- Folleto de la exposición: Nacimientos. Arte y tradición popular. Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano. Colección Fomento Cultural Banamex. Palacio de Iturbide. Diciembre 2016-Marzo 2017. 

martes, 18 de abril de 2017

El enigma del número 8 en la imagen de la Virgen de Guadalupe.

  Mi guadalupanismo es meramente contemplativo, siempre me ha parecido un diseño sumamente bello e interesante. La imagen más venerada en México tiene algo especial que lo envuelve el mito de las apariciones y, a lo largo de casi cinco siglos se le han ido agregando... o descubriendo más detalles. De su historia y veneración hemos dado cuenta en este espacio. Abajo aparece una etiqueta llamada "Guadalupe", ahí podrás ver todo lo que he publicado sobre el tema.

  Al estudiar la imagen más allá de la fe, desde el punto de vista artístico, recurrimos a quien hizo el primer estudio profesional sobre el "ayate", cosa que ocurrió al mediar el siglo XVIII y que fue ejecutada por el pintor más reconocido de la Nueva España: Miguel Cabrera. Ese estudio hecho con ojos de pintor fue publicado con el nombre de Maravilla Americana en 1756.

  Este estudio formó parte del trabajo encomendado al pintor por el obispo en turno, Manuel José Rubio y Salinas, en el que realizaría una copia fiel, exacta, precisa, del ayate para enviarlo al Papa en Roma, ya que sería la primera vez que la imagen sería conocida en El Vaticano. El Arzobispo pide, además una copia para él y es autorizado el pintor para ejecutar una tercera, que se quedará en su estudio y de la cual se irán haciendo los "verdaderos retratos de Nuestra Señora Santa María de Guadalupe".

  En lo escrito por Cabrera en su Maravilla Americana, habla de la cantidad de estrellas de la cantidad de rayos solares, de la dulzura del rostro y va dando, de alguna forma, las indicaciones a detalle para que pintores fuera de la ciudad de México que no pueden llegar a la Basílica de Guadalupe sepan como hacer un retrato lo más apegado a la imagen original. Aclara, por ejemplo que los colores del serafín a sus pies no es verde-blanco-rojo como lo interpretamos sino un azul "finísimo", amarillo y rojo. Incluye algo que, cuando lo leí me dejó intrigado: el número ocho. Y da, además su interpretación al significado de tal número:

  "De el dorado de la Túnica, a mas de estar el oro bastantemente quaxado, ya diximos lo extraño de su dibujo; sobre el Pie derecho a poca distancia en el cañón principal, que descansa sobre él en una quiebra, que hace, tiene un número ocho índice a mi ver, con que nos acuerda, que su portentosa, y primera Aparición fue dentro de la Octava de su Concepción Purísima, de cuyo Misterio es la mas fiel y ajustada copia; sino es que diga, que este número nos quiere decir, que es la Octava Maravilla del Mundo".

  Hace poco, que era Jueves Santo, visité algunos templos de la zona rural de Valle de Santiago, Guanajuato, fue en uno de ellos que vi un nicho con uno de los que llaman "cromos" de la Virgen de Guadalupe, bastante bello, quizá de los últimos años del XIX o principios del XX, al acercarme a verlo (es la primera imagen) vi lo delicado del trazo que parecía entre impresión y pintura y fue allí que localicé el número ocho pues aparece realzado en negro. Finalmente había descubierto el enigmático número del que habla Cabrera.

  Descubierto el número me di a la tarea de buscar más imágenes que lo tuvieran y mi sorpresa fue grande...

  Esta imagen la tomé de un calendario que no da referencia a fecha ni autor de la obra, pero ahí está en número 8.

   Otra imagen de calendario en la que vemos claramente el número ocho y comprobamos que cada quien lo interpretó a su modo.

  Aquí está con una grafía bastante clara: 8.

  Esta fotografía la tomé un 12 de diciembre, hace dos o tres años, se trata de la imagen que se venera en Salamanca, Gto., que es del tipo "tocada", la he visto montones de veces pero, ahora que sé lo del 8 pude localizar el número en la pintura que es obra de Felipe Rivas Estrada, pintor del cual no logro encontrar datos biográficos.

 Y aquí esta el número 8 de la imagen del Santuario de Guadalupe en Salamanca.


  Este artículo lo dedico con mucha estima a mi prima, Rosa Arredondo, en su 40° aniversario de bodas.

 Es esta la imagen de "cromo" a la que me refiero, en donde fue realzado, en negro el número 8.