lunes, 10 de abril de 2017

El templo de San Jerónimo en Araceo, municipio de Valle de Santiago, Guanajuato

  Las poblaciones más antiguas de Guanajuato están al sur, cercano a Michoacán, lugar por donde entraron las avanzadas españolas, sea las civiles que las religiosas. Acámbaro, Yuririapúndaro y Pénjamo fueron los sitios desde los que siguió la avanzada rumbo al norte. Todo esto ocurría en el territorio purépecha pues, luego del río Grande que viene de Toluca (actual Lerma) comenzaba la Gran Chichimeca y los enfrentamientos en toda esa enorme región duraron varias décadas. Lo que vemos en la imagen es el templo de San Jerónimo en Araceo, actual municipio de Valle de Santiago, Guanajuato.

  "En el año de 1548, el misionero agustino fray Diego de Chávez Alvarado, casi al llegar a este lugar mandado por el provincial y maestro fray Alonso de la Vera Cruz y con permiso expedido por el gran obispo don Vasco de Quiroga, procedió, como medida profiláctica a estudiar como combatiría la malaria, peste endémica que diezmaba a los pobladores de Yuriria, ya que al norte del poblado existían muy grandes pantanos formados por una gran depresión de terreno, siendo criaderos del mosco transmisor de la peste...

y viendo que por el oriente de dichos pantanos pasaba el Río Grande de Toluca, llamado así en aquel tiempo y ahora Río Lerma, solicitó la cooperación de los naturales y construyó el canal de Taramatacheo, el que se terminó a mediados del mes de junio de 1550, fecha en que se abrieron las compuertas y se formó la laguna de Yuriria, inundando los pantanos y dando vida a la laguna de Yuriria. Esta fue la primera obra hidráulica construida en toda la América. Esta hermosa laguna de Yuriria, dicho sea de paso, solo sirve para recrear la vista de los yurirenses, ya que quienes reciben los grandes beneficios del regadío son los vecinos de los municipios de Valle de Santiago, Jaral del Progreso y parte del de Salamanca.

  Anteriormente existía el recurso de la pesca, pues abundaba el bagre y la carpa; pero por la voracidad de algunos vecinos las aguas han quedado despobladas de estos peces al utilizar redes llamadas chinchorros, que miden más de cien metros de largo por dos y medio de ancho y con malla de mosquitero.

 Los terrenos que reciben los beneficios de irrigación de esta laguna, formaban parte del fundo legal de Yuririapúndaro, que por la voracidad del conquistador y de algunos religiosos les fueron quitados en el transcurso de los años sin que hubiera autoridad alguna que hiciera caso a las protestas de los naturales.

  En los años de 1549 y 1550, para dar mejores medios de vida a los sojuzgados vecinos de Yuririapúndaro, formó los asentamientos humanos de Uriangato, Curambatío, San Lucas, San Juan Terecato, Piñícuaro, Ozumbilla, Eménguaro, Paragarico, San Jerónimo, Casacuarán y Tiritzarán (San Nicolás de los Agustinos)" (1).

  No lejos de este templo de San Jerónimo Araceo, que está sobre una colina, está la laguna de Yuriria, se puede ver con facilidad desde la explanada. Notamos claramente que la torre fue adosada en época posterior, vemos del lado izquierdo unas habitaciones y el templo no creo sea la "visita" original, pues notamos que han ido creciendo todo el recinto y la cúpula es de construcción moderna, por decirlo de algún modo.

  La fachada me parece sumamente interesante, el interior tiene ya el toque del siglo XX y fue totalmente redecorado en fecha reciente, destaca por su orden y limpieza. Vemos unos detalles de celosía en cada ventana que nos dice de una influencia mudéjar, hace 7 años que lo vi por vez primera esas celosías estaban herrumbrosas, ahora lucen en pleno.












  ¿Acaso una piedra de algún monumento o adoratorio purépecha? ¿o la base de una cruz atrial? no lo se.

  1926, plena Guerra Cristera.





  Valle de Santiago, lleno de maravillas por descubrir...

Fuente:

Guzmán Cíntora, Jesús. Yuririapúndaro. Edición del autor. Yuriria. 1978. pp. 20-21

No hay comentarios:

Publicar un comentario