lunes, 3 de julio de 2017

Los siempre presentes Monogramas

   Quizá este sea el más conocido de todos, el que aparece en el estandarte que usó Miguel Hidalgo, o que se cree lo usó él. Este que vemos ahora es una réplica que se exhibe en el Museo Casa de Morelos en Ecatepec, Estado de México. Allí vemos al centro la bien reconocida imagen de la virgen de Guadalupe, a cada lado aparecen los escudos de la Corona española y la leyenda: "Viva María Santísima de Guadalupe". Esa es la inclusión del Monograma de María dentro de un texto.

  En los extraordinarios murales del convento agustino de Malinalco, en una de sus paredes aparece otro de los Monogramas bien conocidos, el IHS. Sobre él hay discusión en cuanto a su interpretación pues hay quien dice "Iesu Homini Salvator", incluso se ha castellanizado al JHS.

  En uno de los templos de Querétaro encontramos este José.

  De nueva cuenta el IHS: El monograma IHS aparece en los primeros siglos de nuestra era, a partir del nombre griego de Jesús: Ιησούς (en mayúsculas ΙΗΣΟΥΣ), del que sería abreviatura. Esta abreviatura, iota-eta-sigma, es IHΣ, siendo sustituida la sigma final por la S, pero permaneciendo la eta griega, por su similitud con la H latina, y quedando como lo conocemos ahora.
Desde el siglo VI se encuentra la errónea grafía «Ihesus». (Wikipedia.)

  "El uso de los monogramas es muy antiguo, como consta de Plutarco y se hallan en varias medallas pero ordinariamente es poco segura su inteligencia e interpretación. En el bajo Imperio desde Constantino es muy frecuente el uso del monograma del nombre de Christo, compuesto de las letras griegas: x y p que son las iniciales equivalentes a CHR, lo que proviene de aquella señal que reportó haber visto Constantino en medio del cielo antes de la batalla con Majencio. En el mismo bajo Imperio son muy usados los monogramas : M, I y K. María, Iesus, Constantinus. En los siglos VII y VIII estuvo muy en uso firmar con monogramas entre los soberanos y príncipes, costumbre que se extendió después a los señores que como aquellos no sabían escribir y que también adoptaron los obispos. Un monograma bien conocido es el de IHS en el cual se pueden ver las tres primeras letras del nombre de Iesus o bien las iniciales de Iesus Hominum Salvator. Este monograma surgió en el siglo XV en reemplazo de otro que se remontaba a los primeros siglos y estaba formado por el entrelazamiento de las letras X y P griega, primeras letras de la palabra Christos, llamado vulgarmente crisma o crismón". (Wikipedia.)

  Este monograma de María, más elaborado, lo encontramos en el convento agustino de Malinalco.

  Este monograma, también en Malinalco, en la bóveda del portal de peregrinos del convento, no logro identificar, al parecer es un IHS que no fue adecuadamente concluido.

 En los monogramas he podido identificar a el concepto de los Cinco Señores, los cuales representan a José, María y Jesús, además de Ana y Joaquín. Se localiza en la casa principal de Taxco, donde viviera don José de la Borda.

  En la catedral de Cuernavaca, arriba de la pila bautismal, se encuentra esta piedra en la que vemos los monogramas de María y Jesús.

  En la portada del templo del Cerrito, en el Tepeyac, aparecen tres monogramas, Jesús, María y José.

  En la portada oriente de la parroquia de Lagos de Moreno, Jalisco, hay una especie de monograma que es sumamente extraño, el Badabad Asstuad del que antes había hecho un comentario.

  En Amecameca, Estado de México.

  En este cuadro, que se exhibe en el Museo de Arte Sacro de Lagos, hay cuatro de los cinco monogramas, no está el IHS pero sí el nombre completo de Jesús.

Monograma de María en la parroquia de San Pedro en Mineral de Pozos, Guanajuato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario